A 15 años de la Masacre de Avellaneda

“¿Cómo fuimos capaces de semejante tiempo, donde los cuerpos se devoraban en vida y las almas se devoraban en muerte?” escribe Vicente Zito Lema, tras la Masacre de Avellaneda, luego de conocidos los asesinatos.
Fuimos capaces de semejante tiempo, sí…capaces de vivirlos, de morirlos, de militarlos, de temerles, de sobrevivirlos, de recordarlos, de conmemorarlos. Hoy, 15 años más tarde levantamos sus nombres en un proyecto, en un espacio cultural, en un bachillerato…y ¿los nombres de sus asesinos? Los ponemos en banderas al lado de la palabra cárcel y asesinos.


Tiempos de cambios aquellos años. Tiempos de violencia y de soñar un país más digno para todos y todas.


Darío Santillán, Maximiliano Kosteki tenían la edad que muchos de nosotros hoy tenemos, o menos. Creían que el trabajo mutuo, la autogestión, los derechos humanos, la dignidad, eran valores no solo a profesar, sino y sobretodo a vivir, y por los cuales luchar.

Hoy 15 años después de sus asesinatos, no los olvidamos, no perdonamos ni nos reconciliamos, y seguimos adelante, seguimos construyendo propuestas, proyectos, cooperativas, espacios donde el arte y cultura siembren el futuro de ese mundo más digno para todos y todas.


Este es nuestro pequeño homenaje a sus ejemplos, pero a sus ideales sobretodo. Poner el cuerpo y construir ese mundo. Aquí están hoy, 15 años después, con nosotros. Darío y Maxí PRESENTES!

Cooperativa/Radio Voces/ Biblioteca Popular Darío Santillán

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *