A 20 meses del asesinato de Berta Cáceres: “Estamos luchando para que se haga una justicia real”

Al cumplirse 20 meses del asesinato de Berta Cáceres, se realizaron diferentes actividades conmemorativas, tanto en Honduras como en las embajadas de varios países, para reclamar por justicia. En el programa La Rosca de La Tarde, dialogamos con Salvador Zuñiga Cáceres, hijo de la “Militante de los Pueblos”, quien habló sobre las responsabilidades del encubrimiento e impunidad del asesinato de su madre. A su vez, explicó de qué se trata la Ley Berta Cáceres que busca llevarse al congreso de Estados Unidos para que éste deje de financiar al ejército Hondureño, principal responsable de muertes y represiones a sectores populares. Finalmente Salvador reflexionó sobre las luchas de Berta por el reconocimiento de los pueblos indígenas y por la problematización del patriarcado dentro de las organizaciones y las comunidades. También habló sobre la importancia de generar medios comunitarios que rompan el cerco mediático del país.
Entrevista completa acá >>

Voces: Se cumplen 20 meses del asesinato Berta, el emblema de la lucha medioambiental, indigenista y de las mujeres en un lugar como Honduras, después de las amenazas que ya había denunciado y la implicancia directa con paramilitares entrenados y solventados por EEUU. ¿Qué reflexión podes hacer al respecto?

Salvador: Hay que decir que durante estos 20 meses el Estado tuvo un rol totalmente cómplice para que este asesinato continúe impune, esto es también porque el aparato estatal está muy implicado, también el ejército de Honduras apoyado y financiado por Estados Unidos. Además tenemos atrás todos bancos trasnacionales que financian proyectos de muerte en toda América Latina. Nuestra visión de una justicia real no solo involucra el castigo a los responsables materiales, sino también a los intelectuales incluyendo a los bancos, al estado de Honduras, al ejército y a quienes apoyan para que esta situación sea así. Desde el golpe, Estados Unidos no solo mantuvo el financiamiento para el ejército sino que lo incrementó. Se trata de relacionar mucho que el ejército sirve para que las comunidades estén en paz, pero el ejército armado significa muerte, las personas no pueden practicar su vida cotidiana porque viven amenazas constantes. Estamos luchando para que se haga una justicia real.

Voces: Se está tratando de hacer que llegue al Congreso Norteamericano la ley Berta Cáceres. ¿Nos podes comentar de qué se trata la ley?

Salvador: Justamente apunta a que Estados Unidos no financie más el ejército de Honduras, ya que es la cara visible del Estado que está produciendo asesinatos y agresiones, dependen fundamentalmente de ellos. Si la financiación sigue así desde los pueblos tenemos una lucha muy ardua. Con el apoyo solidario de muchas organizaciones de Estados Unidos buscamos luchar desde ahí. Para esto se tendría que aprobar la ley, lo que suena muy difícil realmente, conocemos la política exterior de Estados Unidos, Sin embargo logramos que aproximadamente 70 congresistas firmen y apoyen la ley. Es un desafío grande y queda mucho por hacer pero desde allá se está movilizando con mucha fuerza, ahora más con la presentación del informe que demuestra las pruebas de los responsables intelectuales. Desde Honduras y el resto de organizaciones de América latina también acompañamos, EE.UU también financia ejércitos y tiene bases militares en muchos lugares de América latina y el mundo.

Voces: Berta no solamente era un emblema que ganó el máximo reconocimiento a nivel mundial por su lucha medioambiental y a favor de los indígenas hondureños, era medioambientista, ecologista, indigenista y una mujer al frente de esta lucha. ¿Qué quedó de lo que Berta dejo en ustedes y en todo el pueblo latinoamericano para adelante?

Salvador: Toda la lucha que tuvo mi mamá es en gran medida por el pueblo lenca. Hace unos años se decía que no había más comunidades indígenas, así que la lucha es por el reconocimiento de los pueblos indígenas y el pueblo lenca. Es un pueblo muy arraigado a la tierra porque siente una responsabilidad hacia nuestra madre tierra, gran parte de esa conciencia sobre la vida tiene que ver con eso. También en el transcurso de las luchas y en el recorrido de la organización, mi mamá fue viendo que también existían otras situaciones por las que había que luchar. Por eso se empezó a ver una lucha dentro de la organización y en los territorios, empezando a plantear el problema del patriarcado y como esto producía asesinatos, mujeres golpeadas y situaciones de violencia naturalizadas. También empieza todo el proceso de generar conocimiento sobre que es el capitalismo, como está asociada con el colonialismo, el racismo y el patriarcado. Todas estas luchas fueron sus banderas y nosotrxs las vamos a continuar. Por otro lado, Honduras tiene consumada aproximadamente el 30 por ciento del territorio nacional para concesiones mineras, represas, cerraderos, etc. Siempre funciona como laboratorio, están haciendo nuevos modelos de privatización. Seguimos planteándonos desde esa lucha y también con lo que tiene que ver con la generación de conocimiento, recuperar la identidad del pueblo lenca. A su vez, vivimos un cerco mediático muy fuerte en Honduras, así que también trabajamos con el proceso de generar radios comunitarias y periódicos, cuestiones que permitan informarnos de otra manera que no sea desde el aparato estatal o de medios financiados por trasnacionales. Es todo un desafío y no podría existir si no fuera por toda la solidaridad que recibimos de otros pueblos de los que aprendemos constantemente.

Voces: Es muy claro el empoderamiento que lograron a partir del asesinato de tu mamá, vos y tu hermana, pudiendo salir a la lucha contra estos enemigos tan claros: el racismo, el patriarcado, las empresas multinacionales y el apoyo de Estados Unidos.

Salvador: Este proceso fue impresionante. Cuando mi mamá me llevaba a las comunidades causaba un poco de sensación por el solo hecho que era una mujer que llegaba manejando en un auto. Eso generaba intriga. Después cuando la miraban hablar era tremendo, en las comunidades también estaba presente el patriarcado, hablaban los hombres, pero al conocerla, muchas de las compañeras empezaron a hablar y a empezar a usar su voz. Eso sigue pasando, cada vez más compañeras y jóvenes se animan a alzar la voz. También vimos como respondieron los países cuando convocamos a actividades globales, fue masiva la participación, se sumaron muchos países que tienen una realidad similar y levantan estas banderas. Justamente de eso se trata esto, de encontrarnos en la lucha, no estamos tan alejados. Aparentemente Honduras es un país chiquito al que no le interesa a nadie, sin embargo vemos como desde este lugar podemos tener aprendizajes pero aprendemos de otros lugares de América latina y otras experiencias.

Voces: Para finalizar pedimos a Salvador la reflexión sobre una frase muy conocida de Berta: “Mientras tengamos capitalismo este planeta no se va a salvar porque es contrario a la vida, a la ecología, al ser humano y a la mujer

Salvador: Nosotros siempre decimos que la propuesta de los pueblos es la propuesta de la vida y es antagónica al capitalismo, por eso también tenemos tanta represión pero a la vez resistencia. Lo demás habla ella por sí misma.

Berta Cáceres (2015)

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *