“Alimaña”: Entrevista con Rodrigo Oliva

Rodrigo Oliva es otra joven mente que ha integrado la creación de la ganadora obra provincial “Alimaña”. Su rol en el arte audiovisual es lo más nuevo y polémico de, lo hasta ahora visto, en el área teatral.

Rodrigo finalizó sus estudios en el Centro Polivalente de Arte, comenzó estudios universitarios pero el ambiente lo fue llevando a otro espacio, hoy, a sus 22 años, se encuentra en el último año de la técnicatura de Producción y Realización Audiovisual. Es parte de Cooperativa Voces y trabaja específicamente en la productora de este medio, que al mismo tiempo fue uno de los impulsores para que surgiera, junto a Yago Avellaneda, ya hace un año y medio. El constante cambio estético que le da su trabajo puntual como realizador comprometido lo caracteriza y caracteriza a la productora “Sin Vos No Hay Voces”, como si se tratara de una retroalimentación. El trabajo comunitario en la realización audiovisual es otra parte que lo destaca y por lo que se mantiene viva la productora, un rasgo fundamental a la hora de construir la obra “Alimaña”.

ENTREVISTA

¿Cómo te integraste a la obra? Nunca es igual para todxs.

“Bueno… yo la conozco a Nachi porque trabajamos acá en la coope. Sabía que estaba preparando algo que era para una materia y que estaba Franco. Al tiempo ya tenía más desarrollada la idea, había vuelto de estar con Agustín en Córdoba y ahí me dijo que la idea es que atrás haya una proyección donde esté Angélica. Lo pensamos unos días y de ahí vino y me dijo que vamos a Olta a grabar a Angélica. Esta parte de la obra, dentro del vídeo, es Angélica actuando, el resultado final es Angélica actuando dentro de la obra. Yo creé el vídeo pero Nachi dirigió todo el tiempo en ese laburo, sin embargo tuve mucha libertad en cuanto al uso de todo, en cuanto al uso de la cámara, en cuanto a los colores que decidí usar, en cuanto a las locaciones también. Medio que no sabíamos todo lo que había en Olta y Angélica nos habló de que había un bosque, queríamos entrar al bosque y fuimos a uno que tenía algo de bosque encantando, fue la imagen que se nos vino a la cabeza, algo así como de bruja, un bosque más tétrico de día… Bueno, como más me gusta trabajar es así, teniendo libertad, si bien, con todo este apoyo de que Nachi estaba dirigiendo. Venía viendo todo el trabajo que hacía con Franco y Diego y me parecía ‘wow’, era muy bueno, era una directora que día a día iba creando algo con ellos. Era un proceso y con Angélica fue así, mientras yo grababa. Y también me dio mucha libertad porque yo usé para eso una Go Pro, siendo que nunca había grabado con Go Pro y yo creo que sí se relaciona, en algún punto, con toda la experimentación de la obra.” 

¿Cuál es tu visión de lo audiovisual en el teatro?

“La primeras veces que la veía (la obra), veía cómo dialogaba la proyección y Franco y como la voy viendo muchas veces puedo ver más el total de todo. Al elemento dentro del teatro no lo vi casi nunca y se ve, y se vio con Alimaña, que funciona en la medida que lo sepas hacer dialogar y que no sea algo forzado. Lo de Alimaña no fue forzado, no es Franco bailando delante de una proyección. Para nada. Es Angélica actuando y Franco actuando. Funcionó en este caso porque está pensado y es como tenía que ser. Eso es lo que tiene Alimaña: nada está forzado. Fue un verdadero proceso. Nada en Alimaña es convencional y le aporta esta cuota de ‘lo nuevo’. Hay mucha persona arraigada a lo de antes, a lo que el teatro significó y todo lo que se hizo acá, pero se van surgiendo paradigmas, la estética del momento es otra, el contexto es otro. Es ir a ver y si sentís que te causó algo, si algo sentiste, algo ES. No creo en descalificar algo porque sí. La obra tiene todos estos elementos de lo nuevo pero también tiene toda la parte muy artesanal. La idea en un aspecto general es muy nueva pero, en sí, los métodos que se usan no son tan nuevos. También es ver que el lenguaje de lo audiovisual reúne a todas las disciplinas y en la proyección se la ve a Angélica actuando ¿por qué no es teatro? Es como que abre muchas más preguntas y está bueno pensarlo, pero tampoco está bueno tener una respuestas ya.”

¿Costó construir la idea de mantener a una actriz congelada en el tiempo y luego llevarla al teatro, que es algo tan efímero? 

“Al principio tenía mucha incertidumbre. La estaba grabando, cuidaba los encuadres, la composición, todo, pero no sabía cómo iba a quedar o, algo que no me pasaba muy seguido, es no saber cómo lo iba a editar, qué sentido le iba a dar en la edición y cómo unir todo esto que hicimos. Una vez que lo armamos, dónde también tuve mucha libertad, yo pensaba que en el todo con las luces y Franco sí va a tener un sentido. Apenas lo vi con todo dije ‘esto tiene mucho sentido’ para mí y para la gente que la vio y dice que encuentra sentido en acciones que hace justo Angélica. En ese diálogo que tiene Angélica con Franco siempre cuentan algo distinto, siempre hay momentos distintos en que ellos se comunican. Pero siempre tiene una cuestión energética, es una presencia de Angélica que todo lo ve. Yo siento eso.”

¿Se relaciona el teatro experimental con el cine experimental?

“Yo creo que sí porque si ves el vídeo suelto es una pieza de cine experimental, no respeta una estructura dramática o lineal, o ni siquiera te hace pensar que lo tiene. Es un vídeo que nunca termina y nunca empieza. Lo que te cuenta no lo entendés por sí mismo en el vídeo, sino, cuando ves la obra, cuando Franco comienza a hacer la transformación empezás a darle el sentido que querés. Eso es lo que tiene el cine experimental, por lo que vi y lo que veo. Lo que me causa es lo que voy a interpretar. Y es lo que pasa con el vídeo en la puesta. El teatro es diálogo, dicen por ahí. Hay diálogo, yo vi diálogo en Alimaña. Hay un espectador que puede ver el diálogo entre la luz, el sonido, la proyección, Franco y la escenografía. Todo llega a contar algo, es sensible ese diálogo, es mucho más sensible que la palabra. Va al cuerpo, todas las formas de cuerpos y cuerpas que puedan existir, humanos y no humanos.”

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *