Bochornoso fallo de la justicia patriarcal contra Joe Lemonge

Joe Lemonge es un varón trans de 25 años que fue hostigado y violentado, primero por su orientación sexual y luego por su identidad de género durante muchos años en su ciudad natal, Santa Elena, en Entre Ríos. En 2016, el hostigamiento se agravó, de mayo a octubre de ese año él sufrió violencia verbal y física por parte de tres hombres que en tres oportunidades irrumpieron violentamente en su casa para agredirlo. La justicia lo condenó a 5 años por defenderse de una de esas agresiones. Mañana viernes 11 se realizará en el congreso una jornada para exigir su absolución. 

El 13 de octubre de 2016,  alrededor de las 7:00 de la mañana dos varones se presentaron en la vivienda Joel Lemonge a los gritos y lo increparon. Lo forcejearon y  lastimaron hasta que  corrió a una pieza donde había cosas en desuso. Tomó un arma que terminó disparando e hiriendo a uno de los agresores. Minutos después Joe fue a la comisaría, no le tomaron la denuncia y terminó denunciado por el ataque.

Tras la denuncia se llevo a juicio oral en su contra que comenzó el 23 de abril en el Tribunal de Juicio de Apelaciones de Paraná y el veredicto se conoció el pasado 4 de mayo, donde la jueza Cristina Lía Vandembroucke entendió que Joe Lamonge es autor material de homicidio en grado de tentativa y lo sentenció a la pena de 5 años y seis meses de prisión de cumplimiento efectivo. El fiscal Santiago Alfieri había pedido 8 años de prisión.

El 11 de mayo a las 9 de la mañana se leerá el fallo completo.

Durante una hora y 59 minutos la magistrada leyó la parte resolutiva de la sentencia. Fue escuchada en el recinto por Joe y su abogado defensor, Fernando Báez, y el fiscal Santiago Alfieri.
El silencio fue total mientras la jueza esbozó algunos fundamentos del fallo e incluso cuando explicó al imputado que sería tratado con el género femenino por cuestiones legales, por no tener actualizado su DNI, en una clara acción discriminatoria hacia su persona, negando su autopercepcion.

A la salida del recinto Joe se encontró con una multitud que se movilizo hasta el juzgado para acompañarlo y sostenerlo. Habló bajo la lluvia, frente a la sede de los Tribunales locales y dijo que: “La jueza es un monstruo. No puede ser llamada mujer. No apoya a las mujeres menos a un trans”, contó llorando.  Nadie de los que estaban ahí esperaba que la jueza desestimara la legítima defensa y condenara a Joe.

Esta semana, organizaciones de la diversidad sexual se movilizaron frente a la casa de Entre Ríos en Buenos Aires para denunciar transfobia de la Justicia y entregaron un documento. Entre otras cosas el escrito señala que Joe “fue sometido a un proceso signado por la transfobia, discriminación en su lugar de origen y sin ningún tipo de acompañamiento terapéutico, asistencia, o ayuda (…). La defensa en un contexto de hostigamiento sistemático y de vulneraciones de derechos humanos no puede ser tratada por la justicia como una agresión más. La justicia no puede ignorar que estos ataques fueron por ser un varón trans, además de que debe meritar el contexto de vulnerabilidad social de Joe y su familia”.

Por su parte, la asamblea  LGBTIQ+ EN LUCHA  de la provincia de La Rioja emitió un comunicado repudiando  la condena a Joe Lemonge:

Como en el caso de “Higui”, la historia patriarcal vuelve a repetirse. El 13 de octubre de 2016 Joe fue víctima de una serie de ataques por parte de tres hombres, que culminaron con el incendio de su casa y uno de sus atacantes herido; todo esto tuvo lugar en la localidad de Santa Elena, Entre Ríos. A partir de este hecho, el pasado 4 de Mayo, Joe fue sentenciado a cinco años y seis meses de prisión por el delito de homicidio en grado de tentativa. Los fundamentos de este fallo por parte de la jueza Cristina Lia Van Dem Brouke se desconocen y serán dados a conocer la semana que viene, lo que retrasa las posibilidades de dar acompañamiento y herramientas legales para la defensa de Joe. Lo que sí quedó firme fue el fallo por parte de la justicia homófoba de dejar tras las rejas al joven, lo que consideramos un caso de discriminación por su identidad de género.
Durante el juicio oral “express” (la velocidad del mismo hace que no se visibilice el caso) no se le respetó a Joe su derecho a la identidad de género ya que no fue tratado según su autopercepción de género masculino, violándose uno de los derechos humanos más importantes como es el de la identidad. Tampoco fue considerada la causal antijurídica de la legítima defensa en un contexto de hostigamiento y discriminación por identidad de género que venía sufriendo Joe desde hace varios años.
En este caso, como en el de Higui, y tantos otros casos más de transfobia y discriminación por orientación sexual es importante dejar en claro que DEFENDERSE NO ES DELITO. Es parte de la resistencia por parte de los cuerpos disidentes contra las violencias de género que existen en la cotidianidad de nuestras vidas y que en complicidad con todas las prácticas patriarcales en las distintas instituciones que nos atraviesan, cada vez se hace más difícil negarlas, y pareciera que en este contexto debemos morir antes que defendernos. Lo vemos en ámbitos educativos, de salud y sobre todo lo vemos reflejado en el sistema judicial que condena a la comunidad disidente sobre la base de prejuicios machistas.
Esta condena no es más que otro golpe hacia toda la comunidad disidente que viene resistiendo los constantes ataques que nos vulneran como personas y que ponen en peligro nuestras vidas.
Así como peleamos en las calles por la absolución de Higui y exigimos justicia por la Pepa Gaitán, Diana Sacayán y la Gringa Herrera en La Rioja, hoy nos sumamos a la lucha por la liberación y absolución de Joe Lemonge.
Llamamos a todas las organizaciones sociales, partidarias y la comunidad en general a acompañar el pedido de Absolución. Nos mantenemos en alerta y movilización ante cada caso de odio hacia el colectivo LGBTIQ+.

¡Libertad y Absolución para Joe Lemonge!
¡Basta de homolesbotransfobia!
¡Defenderse no es delito!

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *