BRASIL: “HAY CAPACIDAD PARA PELEAR Y ORGANIZARSE AUNQUE LAS CONDICIONES NO SEAN BUENAS”

Raúl Zibechi pasó por la transmisión especial que realizamos desde FM La Caterva y la Red Nacional de Medios Alternativos por el balotaje en Brasil. Luego de conocer los resultados de la elección compartió sus reflexiones acerca de la coyuntura que se abre para Brasil y Nuestra América “Además hay que tener en cuenta que lo que sucede en Argentina y en Estados Unidos son situaciones donde gobierna la derecha pero no consigue estabilidad en su dominación. No la consiguen Trump ni Macri y no la va a conseguir Bolsonaro”.

Resultado de imagen para raul zibechi

-La Caterva: Rául, por estos días estuviste en Brasil. ¿Qué panorama pudiste recoger? 
Raúl Zibechi: Acabo de llegar de Río y no era una sorpresa. Era muy claro que Bolsonaro tenía un apoyo muy fuerte en la sociedad brasileña en un marco de un proceso de derechización muy fuerte, no solo en Brasil sino en toda la región. Esto es la frutilla de la torta. Es la confirmación de que estamos en un pico de viraje hacia la derecha.
No hay una gran novedad. Es muy triste sin duda y es la confirmación de que ese viraje está fuerte.
-La Caterva: ¿Lo podemos caracterizar como un factor de la región?
RZ: Creo que la historia se mueve por péndulos. Así como en 2000 hasta 2005 el péndulo fue fuertemente hacia la izquierda, hoy en día está yendo hacia otro lado en toda la región de sur américa en particular, incluso con posibilidades que en las próximas elecciones haya algunas sorpresas también con lo que creemos que puede pasar en Bolivia. En fin, el progresismo cumplió un período y ahora la cosa va para el otro lado. No creo que en Uruguay gane la derecha pero está creciendo y la izquierda está con problemas. Tampoco Uruguay es un buen síntoma porque la izquierda uruguaya siempre fue muy moderada. Además Brasil tiene un impacto muy fuerte en la región.
-La Caterva: No es casual que Mauricio Macri haya saludado el triunfo de Bolsonaro deseando un pronto contacto para trabajar en conjunto. 
RZ: Auspiciando un eje de re alineamiento con Estados Unidos con el FMI. Argentina ya lo tiene muy consolidado y Brasil ya con Temer avanzó desde la destitución de Dilma avanzó en esa dirección pero ahora va a avanzar más.
Me preocupan dos aspectos fundamentales: la política internacional, por un lado, – Bolsonaro habla de relaciones más estrechas con Estados Unidos, Israel e Italia – no dice que tiene un conflicto en potencia con China porque manifestó durante la campaña una postura anti China. Y puede jugar fuerte en Venezuela porque tienen una amplia frontera y Brasil tiene una mayor capacidad para desestabilizar al gobierno de Maduro que la propia Colombia que siempre visualizó como la desestabilizadora de Venezuela. Ahí hay un nivel de preocupación importante.
Y por el otro lado, que es más interno, vamos a ver hasta qué punto apoya a las milicias paramilitares. Cómo se va a configurar lo interno en Brasil. Tiendo a pensar que el régimen de Bolsonaro no va a mejorar la situación económica pero no lo sé y creo que habrá una gran inestabilidad más que la que hay en Argentina con Macri. Pero eso son hipótesis, no sabemos con certeza lo que va a suceder.
-La Caterva: ¿Por qué observas esa inestabilidad?
RZ: Por dos razones. Brasil tiene un déficit interno brutal. Problemas para estabilizar la economía. Todavía tiene muchas empresas estatales como Petrobras. Pero la privatización de esas empresas va a hacer chocar a las dos fuerzas que apoyaron a Bolsonaro que son los economistas más ultra liberales y los militares. Estos últimos no quieren privatizar más empresas porque de esas empresas del Estado depende el presupuesto militar.
Y por otro lado lo que palpé en Brasil es una brutal crisis económica de los sectores populares y una crisis social. No podemos imaginar el nivel de la salud pública con filas enormes en los hospitales estatales, sin atención, con falta de personal sanitario, faltante de medicamentos y gente que muere en las filas esperando atención. Esa condición es tremenda y también la de la educación. Lo que llevó a Bolsonaro al gobierno es una ola popular, sobre todo de clase media, muy fuerte de descrédito con el sistema político. De alguna manera fue hábil al presentarse como un candidato anti sistema. Pero un tipo que no es anti sistema que lleva más de 27 años en el parlamento, al presentarse como anti sistema abre una caja de Pandora, de sorpresas. ¿Qué van a hacer sus votantes cuando pasen dos o tres años y no haya soluciones a estos problemas? Porque no las va a haber. Hay un problema mayúsculo porque la élite brasileña dejó de tener un proyecto de país y siento que Brasil va a la deriva con una situación muy inestable. Agravada además porque Bolsonaro no tiene un partido, no tiene militancia. Por eso no me gusta comparar con el fascismo europeo que sí tenía militancia y cuadros estructurados. Esta es una oleada, un empuje de un sector de la sociedad muy enojado con el PT y la corrupción. Pero así como hoy está muy activo mañana se puede activar para otro lado.
Estoy intentando explicar por qué creo que la inestabilidad del Brasil no se va a frenar y por supuesto puede equivocarme pero creo que los síntomas son muy claros.
Lo que se está haciendo ahora es vaciar el país. La Embraer es una gran empresa aeronáutica, la tercera fabricante de aviones comerciales a nivel mundial, ahí aerolíneas por ejemplo compró una veintena de aeronaves; se la están entregando a la Boing aunque es un acuerdo que todavía está por firmarse.
Es un indicativo claro que la élite brasileña, la clase dominante no está con un proyecto de país. Embraer fue creada por los militares durante la dictadura con un proyecto estratégico de larga data.
Creo que las fichas indican que en un par de años la situación de inestabilidad va a retornar con más fuerzas.
La Caterva: No deja de ser un candidato sujeto a esa misma institucionalidad que Bolsonaro dice criticar. 
RZ: Además hay que tener en cuenta que lo que sucede en Argentina y en Estados Unidos son situaciones donde gobierna la derecha pero no consigue estabilidad en su dominación. No la consiguen Trump ni Macri y no la va a conseguir Bolsonaro. Hoy sus partidarios salían a la calle a festejar diciendo “¿Dónde están los homosexuales?” como un desafío. Y ese tipo de actitudes tienen patas cortas. La derecha puede ser muy patriarcal y machista pero las sociedades están cambiando. Por ese lado veo que tiene problemas la estabilidad de estos gobiernos de derecha. A lo mejor es un deseo personal pero fijémonos el gobierno de Trump: tiene escándalos todos los días y ahora tiene elecciones de medio término y lo más probable es que las pierda.
La derecha no va a tener estabilidad y creo que el campo popular tiene que aprovechar esa inestabilidad para re situarse, volver a definir para dónde quiere ir y lanzarse otra vez a la pelea.
La Caterva: ¿Cómo se articulan los movimientos sociales frente a este escenario? 
RZ: Creo que ahí está el núcleo de la problemática. Mal que nos pese el progresismo cerró un ciclo y que los temas no se van a resolver con que vuelvan los progresistas al gobierno porque se cerró un ciclo. Lula no va a poder volver a la presidencia porque tiene juicios en segunda instancia y eso es un impedimento para ser candidato. El PT está muy debilitado, lo mismo con el kirchnerismo. El tema va por otro lado y es cómo los movimientos sociales aprendiendo, sobre todo en Brasil con ese alineamiento fuerte con el escenario electoral, elaboran un proyecto y articulación de lucha que vaya más allá de ese ciclo. Porque los partidos se ciñen al ciclo electoral, tienen su lógica, pero los movimientos no tienen por qué hacerlo, son independientes de los partidos. Y que los sectores populares establezcan un plan más allá de las diversas convocatorias electorales. Que puedan crear una agenda propia.
En Brasil hay que decir que los movimientos sociales y la militancia están debilitados. Durante los últimos meses tanto el Movimiento de los Trabajadores sin Techo como el Movimiento de los sin Tierra han tenido una baja capacidad de movilización. Y ahí está el desafío: ¿Cómo se vuelve a recuperar la calle? ¿A recuperar niveles de organización más sólidos? ¿Planes de trabajo a largo plazo?
Todos los movimientos sociales nacieron en dictadura y por más que la situación pueda ser difícil ya saben cómo trabajar en esa situación. Entonces la experiencia está ahí para aprovecharla. Hay capacidad para pelear y organizarse aunque las condiciones no sean buenas y eso es lo que para mí de lo que se trata éste período. Porque se abre un nuevo período y eso es importante que lo tengamos en claro. Y las condiciones de trabajo serán distintas, por ejemplo.
La Caterva: Hay todo un sustrato histórico de resistencia ante situaciones adversas. 
RZ: Esperemos que todos los países de la región estemos en mejores condiciones para enfrentar una situación sistémica que es pesada. Las viejas formas de lucha y tácticas mostraron límites. ¿Por dónde seguir avanzando?
Acá podes escuchar la entrevista completa:

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *