Cambio climático. Leyes y cumbres

Desde el 2 de diciembre, y hasta el 13 del mismo mes, se lleva adelante en Madrid, la 25° Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC). En paralelo, en Santiago de Chile se reúne la Cumbre de los Pueblos, espacio de la sociedad civil que busca debatir y encontrar respuestas, soluciones y nuevas estrategias de lucha contra el cambio climático. En este marco, Argentina sancionó recientemente la Ley de Cambio Climático, te contamos algunas apreciaciones de las asambleas ciudadanas al respecto y detalles de la Ley.

La Conferencia de las Partes o COP25 es el órgano supremo de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC). El espacio, según lo que se relata en su propia página web, “ha sido diseñada para logar los pasos sucesivos y necesarios en el proceso de negociaciones sobre el cambio climático de las Naciones Unidas (…) Además, la conferencia sirve para aumentar los niveles de ambición para el 2020, año en el cual los países se han comprometido a entregar nuevos y actualizados planes nacionales de medidas para combatir el cambio climático”. Para tal fin, desde la Conferencia manifiestan que entre “las medidas para combatir el cambio climático se incluirán en áreas tales como finanzas, transparencia en medidas contra el cambio climático, bosques y agricultura, tecnología, desarrollo de capacidades, pérdidas y daños, población indígena, ciudades, océanos e igual de género”.

Sin embargo, y tal como se señala en innumerables informes de la ONU, mientras las emisiones de gases de efecto invernadero no han parado de crecer, las lógicas que sustentan los modelos de desarrollo económico responsables de esta crisis, gozan de buena salud.

“Por abajo los pueblos no sólo somos los que sufrimos con más crudeza los efectos del cambio climático, sino que hemos ido instalando el debate sobre sus verdaderas causas y construimos alternativas que abren horizontes nuevos para todos y todas. De hecho, y paralelamente a la realización de la Conferencia COP25, se realizó en Santigo de Chile la cumbre de los pueblos como una convención paralela de la sociedad civil”, señala Enrique Viale, miembro de la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas, en una entrevista brindada a Biodiversidadla.org*.

 

Ley de Cambio Climático

En este marco, en Argentina, se sancionó recientemente la Ley de Cambio Climático. Votada el pasado 20 de noviembre, ya tenía media sanción en senadores, desde Julio, establece un Plan Nacional de Adaptación y Mitigación al Cambio Climático, que tiene como finalidad:

  1. a) La proyección de políticas de Estado en materia de adaptación y mitigación al cambio climático para las generaciones presentes y futuras.
  2. b) El desarrollo de métodos y herramientas para evaluar los impactos, vulnerabilidad y permitir la adaptación al cambio climático en los diferentes sectores socioeconómicos y sistemas ambientales del país.
  3. c) La integración de las políticas, estrategias y las medidas de mitigación y adaptación a los procesos claves de planificación.
  4. d) La incorporación del concepto de los riesgos climáticos futuros, su monitoreo y el manejo de riesgos, en los planes de formulación de políticas.
  5. e) La reevaluación de los planes actuales para aumentar la solidez de los diseños de infraestructuras y las inversiones a largo plazo, incluyendo en la misma las proyecciones de crecimiento poblacional y de posibles migrantes ambientales.
  6. f) La preparación de la administración pública y de la sociedad en general, ante los cambios climáticos f
  7. uturos.

Tal como señala el texto, apunta a “asistir y promover el desarrollo de estrategias de mitigación y reducción de gases de efecto invernadero en el país”, y para esto crea un “gabinete nacional de cambio climático”, presidido por el jefe de Gabinete de Ministros.

“La Ley de Cambio Climático es una ley de presupuestos mínimos para la adaptación y mitigación del cambio climático, es un marco normativo básico en el contexto de las leyes de presupuestos mínimos que no es para nada menor (…) Como en toda ley de presupuestos mínimos no sólo obliga al Estado Nacional sino también a las provincias. Esto es muy importante porque hay muchas provincias que no tienen dentro de sus políticas públic

 

as ningún tipo de iniciativa relacionadas con este flagelo que es uno de los mayores desafíos de la humanidad”, señala Viale.

¿Qué opinan las comunidades afectadas?

Cooperativa Voces dialogó con las asambleas ciudadanas que luchan diariamente en nuestro territorio, contra las permanentes acciones contaminantes de empresas, y los propios gobiernos, que afectan la vida cotidiana de las comunidades.

“No podemos menos que ponernos contentos por la aprobación de la Ley, sobre todo porque es parte de una iniciativa de parte de la sociedad, de jóvenes, que forzaron al ámbito político una decisión de estas características”, señala Clara de Asamblea El Retamo, y agrega “no obstante, tenemos que decir que las leyes a veces son letra muerta. La situación de pueblos como Nonogasta, que nos vemos afectados días a día por la impunidad de una empresa que aun con pruebas científicas sigue contaminando, sentimos a veces que éste tipo de iniciativas se toman en estructuras muy altas sin pensar en lo que pasa en los territorios”.

Un reflexión similar realizan desde la Asamblea Riojana Capital, Flavia señala “creemos que es una Ley proclamativa, donde se crea un Gabinete que estudia los impactos, reduce la vulnerabilidad humana, no sabemos cómo. Hay proposiciones, pero no dicta normas, obligaciones, no establece sanciones. Responde sí a la preocupación, pero solo a eso”.

Desde el Gobierno de La Rioja aún no ha habido declaraciones respecto a la adhesión o no a esta Ley. Sin embargo, y como Voces publicamos en notas anteriores, en Nonogasta, por ejemplo, la empresa Curtum, sigue contaminando a su comunidad.

“Esperamos de verdad que la Provincia haga su adhesión, y mire en detalle qué es lo que está pasando en la provincia, y mire en detalle que es lo que está pasando en la provincia, de que manea estamos impactando nuestras comunidades, la bio-diversidad. Tal como lo establece la Ley, hacer estudios, para ver los impactos y cuáles son las acciones que se van a hacer y también reducir la vulnerabilidad de la vida humana y de los ecosistemas (…) Esperamos que esta ley sea una herramienta desde la cual los pueblos sigamos luchando, exigiendo a las autoridades que respeten nuestro medio”, aporta Clara de El Retamo.

Cambiar el modelo productivo

El abogado Enrique Viale, señala que “somos todos responsables del cambio climático pero hay algunos que son más responsables de él. Y esto no sólo a nivel internacional, o sea norte y sur; los países del norte han contribuido de manera desproporcionada a generar las causas del cambio climático sino, también dentro del país: No es lo mismo una minera que consume la energía de una provincia entera como La Alumbrera que cualquier habitante de Catamarca donde está ubicada por ejemplo”. En relación a esto desde la Asamblea Rioja Capital observan “los acuerdos productivos de Argentina son con estos Países, que mayor aportan al cambio climático. Hay una proclamación con esta Ley, por un lado, pero por el otro se ruegan inversiones de estos países. Incluso dentro de las propuestas de explotación en Argentina, son con estos Países Chine, Rusia, para extracción de uranio, centrales nucleares, etc. (…) y agregan “después del informe de la ONU, es importante preocuparse por el cambio climático, y es un llamado de atención para quienes tienen realmente el poder de cambiar esto, y creemos que no lo van a cambiar porque sería cambiar el modelo productivo. Las políticas energético-productivas responden al modelo que impera. Estos acuerdos son inter-imperios, que tienen el dinero para generar estos cambios, sí, pero el modelo implica la acumulación desmedida en mínimas personas, y desposesión del resto del planeta. Entonces creemos que es proclamativa, pero no teneos el poder nosotros de cambiar eso”.

En Argentina sobre todo en las luchas antiextractivistas hay una relación de ida y vuelta con la legislación. Todos los avances en legislación, que implican un cuidado a nuestro medio ambiente, han surgido al calor de luchas muy aguerridas, sin embargo, y como lo son los ejemplos de Mendoza y Esquel, los cambios de gobiernos, ponen en peligro los logros, avances, etc.

El gran desafío del momento sigue siendo la organización de las comunidades, las leyes no son la solución a todo pero sí son una herramienta para la lucha.

 

*Nota en: http://www.biodiversidadla.org/Documentos/Discutir-sobre-cambio-climatico-sin-discutir-los-modelos-de-maldesarrollo-son-solo-habladurias-Enrique-Viale

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *