Columna semanal de Matias Meragelman

Es muy interesante el proceso político que se viene generando en torno a la ley de interrupción voluntaria del embarazo que se va a votar en Senadores el próximo 8 de agosto y que ya cuenta con media sanción en la cámara de Diputados. Hay que estar muy atentos a la postura de los senadores por la provincia de La Rioja, los legisladores de la alianza Cambiemos Julio Martinez, Ines Brizuela y Doria y el ex Presidente  Carlos Menem, electo por el Partido Justicialista, que en su caso siempre fue pública su posición con respecto al tema, inclusive es una de las acciones que reivindicaba de su gestión, en su mandato como presidente siempre sostuvo estar contra de la despenalización.

La legisladora por Cambiemos Ines Brizuela y Doria también tiene una postura tomada y es una ferviente militante en contra de la legalización del aborto, de hecho participó del acto que se realizó este sábado pasado en el micro-estadio del club Ferrocarril Oeste, donde las agrupaciones “Pro Vida” lanzaron su plan de acción de cara al debate en el Senado.

En ese sentido el único que no se ha expresado es Julio Martinez, y es una de las grandes dudas, es uno de los votos que los medios nacionales están calificando como indecisos, por ejemplo el diario La Nación plantea que hay un grupo de legisladores dispuestos a votar a favor de la ley si se la modifica.

Recordemos que en nuestro país tenemos un sistema democrático bicameral y eso significa, que si el proyecto es modificado en cualquiera de sus términos deberá volver a la cámara de diputados, es decir,  para que sea ley deberá tener  la sanción en los mismos términos por ambas cámaras, entonces si hay un grupo de legisladores que plantea votarlo con modificaciones, eso implicaría que tenga media sanción en la cámara de senadores pero que no sea ley, que deba volver a diputados donde se aprobó ajustadamente hace un par de semanas y,  en ese sentido, es muy significativo el rol que puedan llegar a tener los legisladores de la provincia de La Rioja en el Senado.

En este debate, también tenemos que nombrar la especulación política-electoral que se generó en torno a la decisión del chileciteño, Julio Martinez, ya que muchos nos preguntamos qué pasará si termina votando a favor del aborto legal seguro y gratuito, en relación a su imagen pública en la provincia, pensando que el año que viene va a ser candidato a gobernador por el frente Cambiemos.

El legislador consultado sobre su decisión precisó que lo va a develar al momento del debate en el senado y no expuso ningún indicio de su posición, aunque según trascendió,  en su fuero más íntimo siempre ha estado a favor de la interrupción voluntaria del embarazo.

Dentro de un año o quizás menos, vamos a estar en elecciones en la provincia de La Rioja,  y la pregunta que nos hacemos es cómo impactaría en un candidato a Gobernador de la oposición a nivel provincial, su voto a favor de la  ley,  si finalmente lo hace. Qué costo político tendría en su proyección como candidato a gobernador,  pensando que todos los dirigentes del peronismo hasta ahora se han expresado en contra de la ley. Recordemos que salvo el voto a favor de la ley por parte  de Luis Beder Herrera, el resto de la dirigencia justicialista mayoritariamente se han expresado en contra.

De todas maneras, si el senado la aprueba tal cual fue aprobada en cámara de diputados, el presidente Macri no la vetaría y luego la reglamentación sería una discusión muy larga. Ahora, los impulsores de la modificaciones a la ley en el senado son tres legisladores de Córdoba: Laura Rodríguez Machado (Pro), Ernesto Martínez (Cambiemos) y Carlos Caserio (PJ), que más allá de las diferencias políticas, se pusieron de acuerdo en esto y proponen la modificación de algunos aspectos porque consideran que la ley es perfectible o porque en realidad es otra intención de dilatar más el debate y así, si vuelve a diputados nunca será ley. Ahí entra en juego el lobby y las presiones en los congresos que son muy difícil de predecir en el tiempo, pueden pasar muchas cosas hasta el 8 de agosto.

En caso de que la ley vuelva a diputados, vuelve de nuevo al debate en las comisiones, mientras que el debate en la cámara alta se pospondría para el año que viene, en ese sentido creo que hay un gran numero de legisladores que están accionando en la dilación para entorpecer el avance de la ley pero no me parece que esté mal la intención de que la ley sea lo más perfecta posible; es un tema tan sensible y complicado, su implementación en la salud pública va a ser algo muy complejo, sobre todo en provincias como La Rioja donde son muy pocos los médicos que se han manifestado a favor de la ley. Estamos ante un escenario muy controvertido, yo creo que esta grieta es mucho más profunda que la grieta kirchnerismo y anti kirchnerismo, el nivel de virulencia e intensidad, el nivel de agresión que se ha generado, habla de una grieta muy profunda en relación a este debate.

En este link podes escuchar  la columna completa:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *