CONADU Histórica resolvió la no toma de exámenes finales y el no inicio del 2° cuatrimestre

El Congreso Extraordinario de la Federación Nacional de Docentes Universitarios -CONADU Histórica- resolvió no tomar exámenes finales y tampoco iniciar el 2° cuatrimestre ante la ausencia de respuestas favorables por parte del gobierno nacional al reclamo salarial.

La no toma de mesas de exámenes finales afectará todo el mes de julio en universidades nacionales y en el caso de La Rioja habrá exámenes solamente en el primer llamado.

En la rosca de la tarde charlamos con Natalia Álvarez Gómez, directora de la carrera Ciencias Políticas de la Universidad Nacional de La Rioja, quien nos comentó como se adhiere la Unlar a estas medidas.

AUDIO DE LA ENTREVISTA:

Gómez nos comentó que debido a que no se obtuvieron respuestas favorables por parte del gobierno ante el pedido de aumentar los presupuestos de las universidades nacionales se ha decido no iniciar las clases del segundo cuatrimestre y no tomar exámenes finales en el segundo llamado.

En diálogo con La Rosca de la Tarde, Luis Triscornia desde la Conadu Histórica,  nos comentó la decisión de no iniciar el segundo cuatrimestre y no tomar exámenes durante el mes de julio.

“Es una decisión meditada y consultada nacionalmente a la docencia universitaria y ante la falta de respuestas favorables por parte del gobierno nacional.”

En un contexto donde la paritaria docente esta vencida desde el mes de febrero, llevan más de cuatro meses de discusiones, siete reuniones paritarias y  el gobierno no ha hecho ni una propuesta mínimamente aceptable, los docentes decidieron tomar estas medidas para demostrar su malestar ante esta situación.

“El gobierno propone un 22% de incremento salarial en cuatro cuotas, la última cuota a cobrar en enero de 2018, realmente una vergüenza. Todos los gremios hemos rechazo y hemos llegado a la conclusión de hacer una protesta mucho más grande porque todo lo que hemos hecho hasta ahora no ha hecho que el gobierno escuche y abra los ojos.”

Teniendo en cuanta que el 90% de los presupuestos de las universidades nacionales son sueldos, el incremento salarial del 22% es considerado una rebaja salarial debido la inflación que esta atravesando nuestro país. Es un reclamo mucho más grande que lo salarial, es ver a la educación como un gasto y no como una inversión.

“El salario docente está históricamente atrasado, estamos discutiendo mínimamente que no pierda contra la inflación y el gobierno lo que propone es, al comparar con la inflación, aún más de lo que está atrasado. Es una gran injusticia, si no se resuelven positivamente hay protestas y lamentablemente el gobierno no escucha propuestas, no escucha argumentos, no escucha razones, solo mide la protesta y ha medido que no ha sido suficiente hasta ahora, ahora va a poder medir que el enojo y la protesta es muy grande”.

Así mismo, analizó la situación de ajuste que está viviendo toda la comunidad educativa “Acaban de eliminar las becas estudiantiles del llamado plan PROGRESAR, hay una restricción presupuestaria muy grande que deteriora la calidad de la enseñanza, las faltas de insumos, los edificios en mal estado. Hay universidades que tienen una situación muy crítica, por ejemplo el año pasado estuvo al borde de no poder pagarse los servicios públicos.”

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *