Entre el cúmulo una acción: Proyecto Prócer

El Festival Cúmulo, realizado en nuestra provincia durante el día sábado 22 de abril, fue autodefinido por sus organizadores como un espacio de cultura innovador, ofrecían ideas y charlas sobre emprendedurismo en La Rioja y proyectos de otras provincias para inspirar a los demás. Entre la acumulación los integrantes de Proyecto Prócer, oriundos de la provincia de Córdoba, se destacaron por su objetivo de compartir y por interpelar este tipo de eventos.

La pregunta real es ¿existe realmente la posibilidad para todos de emprender? Este debate era fundamental, pero quedó por sentado que al comenzar la jornada de Cúmulo, que si uno sueña demasiado con lo que quiere lo obtiene. La primer disertación estuvo a cargo de personajes conocidos en La Rioja que han llevado adelante sus proyectos individuales, ya sea por objetivos financieros, por llevar adelante una pasión o por crear algo nuevo, pero no se tocó la discusión sobre quienes pueden emprender o quién garantiza las posibilidades de emprender. Durante el día continuaron las exposiciones de cómo surgieron otros planes de progreso individual en la provincia, cómo llevar a cabo esos planes y quienes lo llevaron a cabo, con esto estaría plasmado el sector al que fue dirigido dicho evento.

Los organizadores de Cúmulo con respecto a este tipo de espacios, que de hecho se tornan necesarios, por la situación critica en la que el gobierno actual ha puesto a la población buscando alternativas de trabajo; aseguran que sí están dadas las condiciones para todos de acceder a un proyecto, sin embargo han olvidado detalles como el precio de la entrada o la comida dentro del lugar ¿No hace esto una nivelación hacia arriba de quienes pueden asistir a este espacio de debate? Tomaron esta critica como constructiva y pretenden seguir llevando adelante este encuentro.

Este cúmulo de ideas desembocó en el hallazgo del Proyecto Prócer que trata sobre tecnología inclusiva: un dispositivo portátil de lectura artificial que permite convertir texto impreso a voz para disminuidos visuales, ciegos y disléxicos. Los creadores e impulsores de esta idea son cuatro estudiantes cordobeses: Manuel Díaz Ferreiro, Julián Guerrero, Mariano Lescano y José Ribodino; en su presentación ante el Festival Cúmulo dejaron atrás el porte de empresario exitoso y aseguraron no pretenden mostrar sólo sus logros sino también sus equivocaciones en el camino, teniendo en cuanta que lo más importante para ellos es que el producto pueda llegar a las manos de quién lo necesita. Pusieron en claro que no basta con soñar para que las cosas se cumplan y reconocieron que no todos en nuestro país tenemos acceso a emprender.

Su idea surgió de una charla en la universidad que luego fue creciendo en necesidad, una vez concretadas las ganas de trabajar en esto lo primero que hicieron es ponerse en contacto con las personas que llegarían a ser usuarios del producto, así entender las reales necesidades de este sector no vidente. Su afán de visibilizar esta problemática, que para grandes industrias sólo presentan un número de minorías, los llevó a escalar bastante alto y finalmente conseguir un producto que está marchando para su uso y mejora.

Existe un rol fundamental del Estado donde debería impulsar los emprendimientos, pero con su experiencia nos dejan en claro no siempre es así. La mayoría de las veces la financiación necesaria otorgada por algún carril público no llega a tiempo desde que se presenta el proyecto y puede morir en el intento. Significa que algo no está funcionando de forma correcta a la hora de ir por los medios burocráticos, salvo que cuentes con suerte.

Aseguran que el análisis de las posibilidades de acceso a emprender son mucho más profundas que un simple “tener ganas” o “hacer todo lo que puedo”. Se califican con suerte de ser personas contenidas socialmente, que pudieron tener acceso a la educación y así poder pensar e impulsar técnicamente su proyecto, como así la suerte de haber sido financiados. Pero reconocen que existen quienes están totalmente fuera de este sistema y no hay un estado presente que piense en posibilidades de acceso o nivelación desde abajo.

Teniendo en cuenta que Cúmulo se declaraba de interés cultural, Proyecto Prócer fue una enorme puerta de entrada al acceso a la información para las personas no videntes y el acceso a la información es la expansión de la cultura. Se fueron muy contentos de La Rioja por haber garantizado que personas se lleguen al Paseo Cultural Castro Barros a probar el dispositivo, quizás si se pudieran garantizar espacios de mayor alcance social la utilización de este dispositivo llegue a más personas que realmente lo necesitan.

Invitan a cualquier persona que tenga inquietudes, propuestas o quiera que se le haga llegar el producto, se contacten con ellos. Tienen página de Facebook: Proyecto Prócer, número de teléfono: (+54) 0351 4213816 e E-mail: contacto@procer-project.com. Serán abiertamente bienvenidos.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *