Hipocresía paternal: escarmiento a las madres a través de lxs hijxs

TOCAN A UNA, SALTAMOS TODAS.- Una mamá participa de una muestra artística sobre las realidades y las violencias que vive la mujer. El “papá” se presenta en el lugar con una remera que dice “que no me dejes ver al nene también es violencia de género” y publica la foto en redes sociales. Cientos comparten, cientos se ponen de ese lado, el mensaje confuso tiene resultados. La mamá no se queda callada, porque la verdad se transparenta en la violencia psicológica enmascarada como “amor” a una “familia”, en las amenazas, los ninguneos y en utilizar a un niñx para retener una relación tortuosa. Además de tres denuncias ante la fiscalía de género, un pedido de perimetral negado, la inasistencia total a las mediaciones judiciales, la negación a cumplir con la cuota alimentaria y un juicio ¿Cómo se llama la obra? Hipocresía paternal y violencia familiar.

*Foto portada de Colectivo Manifiesto

A solo unos días de la histórica jornada del #8M, donde vivimos y sentimos que el poder del movimiento de mujeres hizo temblar el mundo y sus estructuras patriarcales, donde miles y miles de mujeres nos abrazamos para juntas denunciar, responder y detener la violencia que nos azota todos los días, en la Ciudad de La Rioja —pueblo le dicen todavía— una madre joven artista vivió una situación paradójica de terror.

Mientras Soledad participaba de una muestra artística colectiva,como expositora, en la Secretaría de Cultura de la Provincia, donde se presentaban obras que reflejan la realidad y las violencias que viven las mujeres, el padre de su hijo se presentó en el lugar para escracharla con una remera que decía: “que no me dejes ver al nene también es violencia de género”.

Ezequiel Iturrieta se sacó una foto y grabo varios vídeos que después subió en redes sociales para acusar a su ex pareja de ejercer “violencia” hacia él por no permitirle ver al niño. En Facebook cientos compartieron esa imagen, por un lado juzgando e insultando a la mujer, y por otro, desvirtuando totalmente una problemática real, concreta, como lo es la violencia ejercida sobre las mujeres por el solo hecho de serlo.

Aunque en un principio el mensaje se difundió rápidamente, Soledad no tardó en contar la verdad detrás de ese escrache hipócrita. Una realidad que muchas mamás viven cuando se separan del varón con quien compartieron una relación de pareja y un hijx.

“Él no contó que nunca asistió a ninguna de las mediaciones con mis abogados, nunca quiso aceptar el régimen de visitas ni la cuota alimentaria porque le parecía mucho. Como no atendía ni siquiera el teléfono, lxs abogadxs decidieron llevarlo a juicio. Nunca fue una persona responsable desde nuestra separación, totalmente inestable, un día era el padre perfecto y al otro día, cuando se enojaba conmigo, le tenía que rogar, por ejemplo, que lo vaya a buscar a mi hijo. No me atendía el teléfono. Me manipulaba a través de mi hijo, me dijo que quería recuperar su familia”, comentó la joven artista.

Por otro lado destacó que realizó tres denuncias ante la Fiscalía de Género por diferentes situaciones de violencia, sobre todo amenazas. “Denuncié violencia psicológica y por eso el juez no consideró otorgarme la perimetral, se minimiza este tipo de violencias. Me amenazaba diciéndome cosas como ‘vos nunca vas a poder estar con alguien. Tenés que estar conmigo. Si llegas a estar con alguien te va a pasar tal cosa. Si algún día me negás la posibilidad que lo vea a mi hijo te va a pasar algo muy malo’, eso está en la primera denuncia que realicé”, detalló.

“Es un enfermo, por eso decidí que no vea más a mi hijo. Yo esperaba una denuncia que es lo que corresponde, pero no lo hizo. Como me tiene tanto odio porque nunca pudo retener esta relación y esta “familia” bajo su manipulación machista, hizo este tipo de cosas. Fue y me escrachó en un lugar donde yo trabajo, donde está mi gente, para hacerme quedar mal y destruirme, sobre todo en el marco en el que se dio y con el mensaje contradictorio que puso, diciendo que él fue el violentado cuando es todo lo contrario”, agregó.

De la misma forma, la mamá señaló: “Siempre le molestó que me defienda, que se defienda a la mujer. Él considera que la mujer es un ser inferior que para lo único que sirve es para parir y abrir las piernas, lo saben todxs”.

Finalmente, consideró que en realidad a su ex-pareja no le interesa el niño. “Si le hubiese interesado lo hubiese hecho de otra manera. Su mensaje es de destrucción, me quiere ver destruida, se metió por el lugar donde yo me siento bien, que es por el arte”.

Aunque la situación no es nueva, sino muy bien conocida en la sociedad como parte de la realidad que viven las madres solteras, la violencia es minimizada e ignorada. Se cuestiona la decisión de la mujer de negar una visita a lxs hijxs pero no se cuestiona la participación nula, dudosa e inestable de padres ausentes en la crianza. No se cuestiona la manipulación y la violencia psicológica que se ejerce sobre la madre. Por eso nosotras decimos:

¡Si tocan a una, saltamos todas! 

Testimonio completo >>


You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *