“El Gobierno y el Ministerio de Seguridad siguen elevando el nivel de violencia, armando causas y engarronando gente”

Hace una semana, un artefacto explosivos casero, explota frente a la tumba de Ramón Falcón. La única herida es la mujer que intentaba denotarlo. Otro artefacto -que cae debajo del auto del juez federal Claudio Bonadío- no llega a explotar y la policía atrapa al supuesto responsable, estos hechos fueron el justificativo que el gobierno nacional, con el apoyo de la Justicia Federal, utilizo para lanzar una nueva cacería mediática y policial. Patricia Bullrich habla de grupos organizados y de “violencia extrema” y la policía allana casas anarquistas y el ateneo de Constitución, donde está el archivo sobre anarquismo más importante de América Latina.

Desde el noticiero comunitario y federal de la Red Nacional de Medios Alternativos, ENREDANDO LAS MAÑANAS, dialogamos con Eduardo Soares,  integrante de la Gremial de Abogados, sobre las detenciones a militantes anarquistas, al respecto comento:”Como dijimos hubo tres detenidos en operaciones de grupos o sectores anarquistas. Uno fue un intento de dañar la tumba del Jefe de Policía Federal y despiadado asesino de obreros Coronel Ramón Falcón. Otro fue un explosivo (al parecer de escaso poder) tirado debajo del coche del Juez Federal Bonadio, el Juez que en el 2004 imputó, fraguó causa y encarceló a los comandantes Montoneros sobrevivientes, incorporando judicialmente por primera vez la Teoría de los dos demonios. El mismo juez que no dejó perrerías por hacer contra los presos del 14/12/2018. Causas ambas que murieron en los Tribunales Superiores”.

“Como decimos hubo detenidos supuestamente involucrados en los hechos. Pero el Ministerio de Seguridad y el Gobierno Nacional elevan más y más el nivel de violencia, haciendo de los hechos una cuestión de Estado y obviamente como o esperábamos de Seguridad Nacional”, señalo.

Consultados sobre los allanamientos y las acciones legales que se les imputan a les militantes anarquistas, el integrante del colectivo de abogados, Eduardo Soares, manifestó que:”Allanaron clubes de barrio y bibliotecas que son un ejemplo de trabajo social; allanaron conventillos y se llevaron gente pobre y trabajadora. El Gobierno y sus Tribunales no pueden aún establecer acusaciones concretas y responsabilidades específicas acerca de estas detenciones. Sólo tienen hechos, ni siquiera tienen calificaciones o carátulas”.

“El funcionario judicial debió reconocerle titubeante que «aun no tenían» calificación (o carátula). Y por eso, habiendo ya transcurrido varios días ACUSAN A TODOS DE TODO, se llevan once personas de un Conventillo sin la mínima idea, sin fundamento ni argumento”.

“Pusimos un equipo de cuatro abogadas/os para atender tantos imputados”, añadió .

“Una simple vecina, un hombre que llegó a Buenos Aires desde el Chaco después de años sin estar. Una madre con cinco hijos que consiguió un lugarcito en el Conventillo. Una piba en tratamiento psiquiátrico y su bebé. Y por supuesto jóvenes anarquistas ya que en ese lugar funcionaba un Ateneo. Todo lo que olía a Anarquista lo alcanzaron y el algunos lugares detuvieron gente. A lo loco, al voleo, armando causas. Secuestrando cajas de herramientas de trabajo de habitantes. Detuvieron a un viejo ex preso Montonero porque su dirección figuraba en el DNI de su sobrino detenido en los hechos. A todos los acusan de ser una organización que produjo los dos hechos de Recoleta y Bonadio”.

Al finalizar la entrevista, Eduardo Soares, manifestó que:”Reiteramos que no nos quejamos, ni vemos que se quejen quienes fueron detenidos en los hechos, saben que su situación no es fácil. Aún así los defenderemos con todo lo que tenemos. Todos conocemos las reglas del juego. Pero el nivel de violencia y arbitrariedad policial y judicial lo está imponiendo el Gobierno cada vez más y más. Engarronando gente, armando causas, plantando pruebas”.

Acá podes escuchar la entrevista completa:

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *