Lilita Carrió, a los argentinos y argentinas: «¡Dejen de quejarse!»

Ese fue el reproche insensible de la diputada nacional por la Coalición Cívica, Elisa Carrió, a los argentinos y argentinas, en medio de la dura situación socio-económica que vive el país. Las declaraciones de la aliada de Mauricio Macri fueron ayer en La Falda, Córdoba, donde fue a apoyar la candidatura a gobernador del diputado nacional de la UCR, Mario Negri. El mismo día que el dólar casi alcanzó los $45 – devaluando aún más el valor del peso argentino – y el riesgo país llegó a los 927 puntos. «¡Dejen de quejarse! Yo el otro día no podía pagar el mínimo de las tarjetas y vendí el auto. Hay que callarse y dejar de quejarse porque estamos haciendo una nueva Argentina y no podemos ser como esos maridos que se quejan», dijo Lilita.

«¡Dejen de quejarse! Yo el otro día no podía pagar el mínimo de las tarjetas y vendí el auto, qué se yo. Total después se va a arreglar. Estamos todos pagando. Hay que callarse y dejar de quejarse porque estamos haciendo una nueva Argentina y no podemos ser como esos maridos que se quejan«, fue el exabrupto completo de Lilita.

«Esto es la fe seca, como cuando no aguantás más a tu marido pero seguís apostando al matrimonio – agregó Carrió – O cuando tenés un negocio y te estás fundiendo pero seguís confiando en que vas a salir adelante», aseguró, en declaraciones reproducidas por el sitio local La Estafeta Online.

«Yo sé que estamos mal hoy, que hay bronca por muchas cosas – reconoció – Yo sé que hay cosas que se están haciendo incorrectamente y yo estoy en la defensa de esas cosas. Pero nosotros estamos construyendo una Argentina competitiva: la Argentina del campo, la Argentina que produce, de la agroalimentaria y la metalmecánica», sostuvo.

Las insensibles declaraciones de la aliada de Macri son el mismo día que el dólar volvió a subir, alcanzando casi los $45. Al cierre de esta nota el dólar llegaba a $44,91 en promedio, luego de haber cerrado el martes en $ 43,52, según los datos oficiales del Banco Central. Esto devalúa aún más el valor del peso.

Mientras que el riesgo país alcanzó los 927 puntos por la caída de los bonos entre un 2% a un 3% de los bonos en dólares más cortos, y con el seguro contra default para un bono a 5 años superando los 1.000 puntos.

Esta situación vuelve a chocar con la esperanza del gobierno de Macri de volver a financiarse con el mercado privado y ata al gobierno de Cambiemos a los fondos que envía el FMI para seguir pagando la deuda y financiar el déficit.

Un contexto bastante complicado para pedirle a los trabajadores y trabajadoras argentinas que «dejen de quejarse».

Fuente: ANRed

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *