No apagarán a los medios comunitarios: ¡Por la vuelta al aire de Radio El Grito!

Desde hace 12 años la radio comunitaria El Grito (FM 95.5 MHz), que transmite desde Los Hornillos en el Valle de Traslasierra (Córdoba), propone una programación anclada en la perspectiva del derecho humano a la comunicación y a la información, apostando a la libertad de expresión y a la pluralidad de voces. Hoy no pueden salir al aire porque el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) no autoriza la continuidad de las emisiones regulares de la radio tras una serie de inconvenientes que debieron afrontar. Desde La Ventolera nos sumamos al pedido del cual muchos medios de comunicación alternativos, comunitarios, populares, autogestivos se hicieron eco: ¡Por la vuelta al aire de radio El Grito, no acallarán a los medios comunitarios!

“La censura y la persecución a radios comunitarias se ha convertido en una política de Estado”, pacta el comunicado que, a través de la página web de la radio expone de manera detallada la situación que están atravesando. En esta nota lo retomamos, con la intención de difundir un caso más en el que se vulnera nuestro derecho a la comunicación.

El lunes 11 de marzo de este año, personal del ENACOM se presentó en las instalaciones de la radio manifestando que su señal estaba causando interferencias dentro de la banda asignada al Servicio Móvil Aeronáutico y que, por tal motivo, estaban afectando las comunicaciones de aproximación y despegue de aeronaves al Centro de Control de Área de Mendoza. En ese mismo momento desde la radio accedieron, sin ningún tipo de resistencia, al pedido de dejar de transmitir hasta reconocer el desperfecto que causaba la interferencia señalada por el Ente.

El 14 de marzo compañerxs de la radio presentaron ante la oficina de la delegación de Córdoba de ENACOM el descargo al Acta de constatación e inspección labrada por los técnicos del Ente hacia el medio; aquí es preciso resaltar que, además, a través de esta gestión, cumplieron con el plazo de 3 días hábiles que pacta el Ente para realizar el descargo.

Días después, el 18 de marzo un ingeniero de ARD Asesoría en Radiodifusión (cuyo personal está matriculado en CoPITEC), corroboró que los equipos de la emisora producían la interferencia detectada. De manera inmediata repararon el inconveniente técnico solucionando de esta forma la problemática causada, y, por ende, dejando de producir interferencias.

El día 22 de marzo, radio comunitaria El Grito presentó el correspondiente informe técnico, información que acredita la inexistencia actual de algún tipo de interferencias por parte del medio. Pero desde el Ente aún no dan respuestas y por lo tanto la radio no pudo retomar sus transmisiones.

En el comunicado expresan: “Entendemos que dicha presentación es suficiente para que ENACOM nos autorice de inmediato a continuar nuestras emisiones regulares, teniendo en cuenta que venimos transmitiendo y ejerciendo los derechos a la información, a la comunicación y a la libertad de expresión en el Valle de Traslasierra”. 

¿Y el derecho a la comunicación?

Por otra parte, radio comunitaria El Grito en su comunicado advierte que desde que asumió Mauricio Macri “el gobierno nacional ha manejado la política comunicacional contrariando todos los principios establecidos en la legislación nacional y en los tratados internacionales de derechos humanos”.

En relación a la situación particular que atraviesan lxs compañerxs, también destacan que desde ENACOM se establecen plazos “casi siempre imposibles” de cumplir por las radios comunitarias, es decir, como describimos anteriormente, pactar sólo tres días hábiles (desde que se labra el acta de constatación e inspección) para presentar el descargo. A esto se suman los “costos muchas veces inaccesibles, a partir de 15 mil pesos sólo para una comprobación y testeo de equipos por parte de ingenieros matriculados en CoPITEC”, informan desde El Grito.

Por el contrario, y como expone el comunicado, el Estado se otorga plazos laxos y relajados para responder a los descargos e informes técnicos, pudiendo tomarse 45 días para responder y como si fuera poco, contando con la posibilidad de pedir prórrogas.

Diego, integrante de la emisora comunitaria, manifestó en una entrevista radial publicada por Radio La Tribu: “Lo que tratamos de decir en el comunicado es que ese no es el problema mayor, sino lo que viene ahora, que el ENACOM nos pone frente a las grandes empresas de comunicación en una total desigualdad, porque los recursos con los que contamos, los tiempos, los medios comunitarios somos medios gestionados desde el corazón de compañeros y compañeras que le ponen todos los días un poquito de su tiempo, de su cabeza y que nos exijan para volver al aire las mismas cosas que a grupos como LV3 o Clarín, con todo lo que eso significa, me parece que desdibuja un poco el concepto de democracia”.

Llegando al final del documento, la radio comunitaria expresa que el Ente, aprovechando la problemática de las interferencias, declara la ilegalidad de la emisora, cuando es el Estado quien no cumple con el correspondiente llamado a concurso para el otorgamiento de licencias.

“Nos encontramos censados desde el año 2010 en el marco del ´Relevamiento obligatorio de los servicios operativos de radiodifusión sonora y de licencias, autorizaciones, permisos precarios provisorios- Resolución 1/2009” realizado por la Autoridad Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual (AFSCA) entre el 15 de enero y el 15 de marzo del año 2010, como paso previo al llamado a concurso para el otorgamiento de licencias a las radios comunitarias. Concursos que aún hoy seguimos esperando”, finalizaron en el comunicado.

En la misma nota señalada anteriormente y publicada por La Tribu, el integrante señala: “Una comunidad como es Traslasierra, aquí en Córdoba, en el interior de la provincia, donde la cotidiana, la realidad del pueblo si no es compartida al aire de una radio comunitaria, no es compartida por grandes medios, entonces me parece que ataca al desarrollo de las comunidades chicas sobretodo”.

Fuente: La Ventolera

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *