Notas sobre las medidas económicas del 14 de Agosto

El pasado lunes, tras la derrota en las PASO, y luego de 3 años y medio de ajustes, el Gobierno nacional decidió aplicar un paquete de medidas económico-sociales para contener lo que desde el propio Gabinete manifestaron «a la clase media». Desde el Mirador de actualidad de trabajo y la economía aseguran que «el modelo económico sigue intacto (…) alivio prometido representa menos del 1% del total perdido por les trabajadores desde 2015». Aquí el informe. 

El incremento de ingresos será absorbido rápidamente por la inflación. El alivio prometido representa menos del 1% del total perdido por trabajadores y trabajadoras desde 2015.

Las medidas presentan fuertes inequidades: los más perjudicados son trabajadores no registrados, desempleados y jubilados. La política económica sigue intacta: se acelera la fuga, la inacción, la caída de la actividad, el desempleo y la pobreza.

El efecto sobre el bolsillo comenzará a sentirse en septiembre, mientras se espera un aumento de precios para agosto y los meses siguientes: aún en un escenario optimista la inflación absorberá con creces el aumento de ingresos.
La pérdida sufrida por cada una de las trabajadoras y trabajadores registrados entre diciembre de 2015 y junio de 2019 alcanza los $230.000. El alivio
prometido es de $2.000: menos del 1%.

«El efecto sobre el bolsillo comenzará a sentirse en septiembre, mientras se espera un aumento de precios para agosto y los meses siguientes»

El costo fiscal de las medidas se estima en $40.000 millones. Entre el 24 de julio y el 12 de agosto de 2019 (sólo 14 días hábiles) el BCRA pagó $40.566 millones de intereses a los bancos por Leliqs.
El documento oficial establece que no se afectará el resultado primario: para ello se deberá suspender obra pública, recaudar más y/o tomar más deuda.

Mientras tanto, la devaluación, por la deuda en moneda extranjera, jaquea las cuentas nacionales, provinciales y municipales: se congelan partidas, se difiere su cumplimiento y/o se eliminan programas de gobierno.
En el caso del empleo registrado, el incremento de ingresos se realiza por la eliminación de aportes de trabajadores a la ANSES: mientras se desfinancian jubilaciones y pensiones, se deja afuera a aportantes a regímenes provinciales y al personal docente y no docente de las Universidades Nacionales.

«la devaluación, por la deuda en moneda extranjera, jaquea las cuentas nacionales, provinciales y municipales: se congelan partidas, se difiere su cumplimiento y/o se eliminan programas de gobierno».

Los sueldos alcanzados por el impuesto a las ganancias serán beneficiados por una reducción de la carga impositiva y recibirán una compensación retroactiva de $12.000 en promedio.
Las y los monotributistas no pagarán el impuesto correspondiente al mes de septiembre: según el nivel de facturación, se trata de un monto de entre $110 y $4.604.

En el caso de trabajadores no registrados o desempleados, se anuncia un beneficio para el caso que se trate de hogares en los cuales resida un titular del cobro de la asignación universal por hijo. En septiembre y octubre se pagarán $ 1.000 adicionales cada mes.
Trabajadoras y trabajadores de la Administración Pública Nacional y las Fuerzas Armadas, recibirán un monto por única vez de $ 5.000 antes de la finalización de agosto de 2019.
Ningún beneficio fue anunciado para jubiladas y jubilados, cuyos ingresos se ajustan a la inflación con significativo retraso.

 

 

Fuente:  MIRADOR DE LA ACTUALIDAD DEL TRABAJO Y LA ECONOMÍA. Contacto: miradordeactualidad@gmail.com

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *