Nuevo Informe de CORREPI: “El gobierno de Cambiemos es el más represor desde 1983”

La Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI) presentó en Plaza de Mayo el Informe de la Situación Anual Represiva Nacional, que verificó la profundización de la violencia del Estado: en 2018, cada 21 horas una persona perdió la vida a manos de la represión estatal.

Bajo un cielo oscuro y al borde de una Plaza cada vez más vallada y militarizada, se realizó el acto ante una multitud entre quienes se destacaba la presencia de decenas de familiares de víctimas de gatillo fácil, en su inmensa mayoría provenientes de las barriadas populares. También estuvieron presentes Sergio Maldonado, hermano de Santiago, víctima de desaparición forzada seguida de muerte en la represión ilegal de Gendarmería al Pu Lof Cushamen del pueblo mapuche, y referentas de la lucha por los derechos humanos como Norita Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo Línea Fundadora.

A dos voces, entre María del Carmen Verdú e Ismael Jalil, referentes de la CORREPI, fueron presentando los datos intercalando oradores y videos. En las imágenes se mostraron los aspectos centrales del despliegue represivo del gobierno de Cambiemos contra la protesta social, la clase trabajadora, la prensa no oficialista, las manifestaciones feministas, la economía popular, los pueblos originarios.

“El dato fundamental es que nos están matando una persona por gatillo fácil o en los centros de detención cada 21 horas”, señaló María del Carmen Verdú en diálogo con Indymedia luego del acto. “La cuenta es bien sencilla. En los primeros 1095 días del gobierno de Cambiemos tenemos registrados 1303 casos”.

Y agregó, señalando que la realidad es aún peor: “Del 2018 aún nos falta incorporar otros 150 casos de muertes en cárceles bonaerenses, que sabemos que ocurrieron, pero queremos esperar el informe oficial de mediados de año de la Comisión Provincial por la Memoria para tener la información precisa”.

Política de supresión de la disidencia

En diciembre de 2015 la CORREPI advirtió con preocupación la perspectiva que se abría ante las gestiones paralelas de Cambiemos en Ciudad, Provincia y Nación. Las cifras crecientes de personas asesinadas por el Estado son el ejemplo más claro de lo que producen estas políticas, pero no el único.

En este sentido, señala Verdú que la profundización se advierte en “absolutamente todas las modalidades y herramientas represivas. No hay ninguna duda que el incremento brutal de las muertes por el aparato represivo estatal es equiparable en su intensidad y su profundización con el resto de las distintas medidas, tanto en lo legislativo como en lo cotidiano que vivimos en las calles”.

“Y esto a su vez en dos vertientes que corren a la par: la represión de carácter más difuso, de control social en las barriadas populares, con la militarización de los barrios, con mayor poder de fuego, con el uso a fondo de las detenciones arbitrarias. Y en la represión a la protesta, al conflicto social, a los sectores que se organizan de la clase trabajadora”.

En el informe se advierte que tras la desaparición forzada seguida de muerte de Santiago Maldonado en agosto de 2017, rápidamente seguida por el fusilamiento de Rafael Nahuel, se abrió una segunda etapa en la estrategia represiva de Cambiemos. La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, advirtió a jueces y fiscales que “la versión de las fuerzas es de carácter de verdad para nosotros”, reforzando la voluntad política de garantizar la impunidad a los asesinos.

Poco después, a partir de la represión posterior a la marcha del 1° de septiembre de 2017 al mes de la desaparición forzada de Santiago, Cambiemos apostó a una militarización cada vez mayor en las calles, mientras jueces y fiscales adscriptos a Cambiemos avanzaron con una batería de resoluciones para condenar la protesta y detener ilegalmente a manifestantes. Ordenaron, además, robar los datos de los celulares de detenidas y detenidos para instalar el “ciberpatrullaje”, uno de los juguetes nuevos favoritos de la ministra. Todo acompañado por una furiosa campaña de propaganda desplegada por los medios oficialistas y el pequeño ejército de trolls que opera en las redes sociales.

El objetivo de desmovilizar no se cumplió, sin embargo. Las protestas contra la Reforma Previsional de diciembre de 2017 marcaron un punto de inflexión, y anunciaron un 2018 donde se sucedieron las luchas sin interrupción. Contra el Presupuesto 2019 primero, en octubre, y luego el 30 de noviembre en la Ciudad sitiada por las fuerzas represivas y la ministra Bullrich invitando a los porteños a abandonarla, enormes movilizaciones populares indicaron que Cambiemos no pudo triunfar en su guerra por vaciar las calles.

Ante el año que se abre, Verdú consideró que “entendemos que 2019 va a ser un año que va a estar signado por la conflictividad social y atravesado además por el año electoral y en ese sentido apunta la consigna bajo la cual organizamos este acto que es ‘a las calles contra el ajuste y la represión’”.

Frente a la violencia del Estado y la resignación neoliberal, una invitación a seguir luchando.

PDF del Informe de la Situación Anual Represiva 2018 de la CORREPI: Descargar

Fuente: Indymedia. Fotos: Lidia Barán 

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *