Otro caso de Violencia policial pone en riesgo la vida del joven Adrian Lozada

El miércoles 8 de junio de este año, personal de la Comisaria 2da ubicada en Av. Alem, detuvo a Adrian Lozada de 26 años, en principio por una contravención. Durante su proceso de traslado de la comisaria a la Alcaldía Provincial, Adrian recibió fuertes golpizas que provocaron roturas en sus intestinos. Actualmente se encuentra en un Coma Farmacológico en la UTI del Hospital Enrique Vera Barros. 

Según relato su mamá, Adrian había salido de su casa aproximadamente a las 19 hs para llevar a su novia a estudiar. Durante esa noche, fue detenido en la calle Joaquín V. González y San Isidro para luego ser trasladado de una dependencia a otra sin posibilidad de comunicarse. Silvia, su mamá, se enteró recién el jueves de su detención y durante el viernes, un conocido de Adrian que había salido de la Alcaldía, la visito con la noticia de que su hijo estaba gravemente golpeado y escupiendo sangre. 
 
Estuvo 48 horas sin atención medica hasta el sábado por la noche, cuando fue internado y operado de urgencia en el Hospital Vera Barros. Hoy se encuentra en estado de Coma Farmacológico a esperas de mejoras en su salud. 
 
El accionar ilegal y violento de la policía, fue justificado a su familia de diversas formas. Primero era una supuesta contravención y luego le dijeron que se le estaba formulando una causa  por  robo. Las declaraciones oficiales del Comisario inspector José Luis Fernandez, titular de la Comisaria Segunda, alegan que Adrian estaba “bajo el efecto de sustancias” y que había intentado fugarse. También negó que haya sido golpeado, porque “todos los que trabajamos en la institución tenemos como horizonte la protección de los ciudadanos, de sus bienes y principalmente de la tranquilidad de la sociedad.”
 
Mientras tanto la familia del joven, hizo la denuncia formal en el Ministerio Publico Fiscal y por otro lado, se hicieron las pericias forenses sobre el cuerpo de Adrian, que demuestran que efectivamente recibió golpes, los mismos que produjeron la grave infección de la cual aun no puede recuperarse. 
 
Si bien Silvia fue recibida por organismos como la Secretaria de Derechos Humanos, quienes se comprometieron a “hacer todo lo posible” para esclarecer el caso; no es casualidad el silencio de la policía, junto con la justicia y los organismos estatales que amparan el abuso de autoridad y la violencia contra jóvenes “sospechosos” de barrios estigmatizados, que terminan sufriendo en cuerpo los residuos de un sistema podrido y corrupto, con la justificación  de la supuesta defensa de la seguridad común. Otro hecho impune que nos recuerda a los casos de Roberto Agüero, Hugo Peña y Cristian Ruiz, entre tantas otras victimas de gatillo fácil y muertes por torturas en comisarias de La Rioja.
Por último y no menos importante, cabe resaltar el tratamiento superficial y funcional de los medios de comunicación locales frente a esta noticia, dando continuidad al discurso oficial que justifica el pasar por encima de los derechos fundamentales de estos pibes y pibas, en pos de la “seguridad común.” 
 
Fuentes: 
 
Notas de medios locales:

 

Entrevista con Silvia Sanchez, mamá de Adrían. 
 

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *