Pequeños productores agropecuarios se comprometen a mantener precios populares

El acuerdo entre la UTT y Fecofe además pone sobre la mesa la discusión sobre la concentración de las cadenas de comercialización, quiénes son los que forman los precios y por qué es tan caro comer en la Argentina.

Uno de los graves problemas de los precios de los alimentos en Argentina se relaciona con que la concentración estructural de la economía se está profundizando cada vez más en las cadenas de distribución de los grandes supermercados. Pero en medio de la crisis alimentaria decenas de cooperativas agroalimentarias de varias regiones (reunidas en la Fecofe) y miles de pequeños productores en dieciséis provincias argentinas de la Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT) se han comprometido a “garantizar precios populares para facilitar el acceso a los alimentos de los sectores del pueblo más necesitados” en el marco de la emergencia alimentaria.

Además, estas dos organizaciones han firmado un convenio por el cual se comprometen a donar alimentos producidos por sus cooperativas y productores asociados a instituciones que asistan prioritariamente a la primera infancia y los adultos mayores.

Nahuel Levaggi, coordinador nacional de la UTT, le dijo a Tiempo que “el acuerdo es mantener precios populares con redes comercialización en nuestro almacenes y en otras cadenas de comercialización”. Por ejemplo, $ 37,50 el litro de leche o alrededor de $ 32 final la harina de trigo, más otros productos como productos lácteos  y verdura. Casi la totalidad de frutas y verduras que se consumen en la Argentina son producidos por este sector de pequeños campesinos.

Sin embargo esta acción trae aparejada otra discusión que se relaciona con poner a discusión en la sociedad “quiénes son los que forman los precios y por qué es tan caro comer en la Argentina”, puntualiza Levaggi , porque para solucionar el problema del hambre “no alcanza con hacer acuerdos de precios con las grandes cadenas, hay que democratizar la producción y la comercialización de los alimentos”.

“Si hay una emergencia alimentaria votada por el Congreso de 10.000 millones de pesos, el Estado puede comprar comida a Coto a Walmart, a Carrefour o puede reactivar la economía dirigiéndose a los pequeños productores. La UTT hoy le vende al Ministerio de Desarrollo y eso podría fortalecerse” explica el dirigente de la UTT.

En una primera acción, se comprometieron en esta iniciativa las cooperativas Agrícola Tambera de James Craik (Córdoba), Agrícola Ganadera de Armstrong y la de Tamberos de Rosario (Santa Fe), Agropecuaria y de Consumo “El Colono” (Misiones) y los productores de la Unión de Trabajadores de la Tierra.

Por su parte, el presidente de FECOFE, Juan Manuel Rossi, remarcó la importancia de “reconciliar la ruralidad con los sectores urbanos” y que “este puede ser un gran instrumento” a la vez que agregó: “La propuesta está abierta a otras organizaciones, productores, cooperativas o pymes que compartan el rol social que se cumple desde el sector productor de alimentos”.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *