Presos políticos mapuches castigados por la Gendarmería en el penal de Temuco

El martes a la mañana Gendarmes del penal tomaron represalias contra los mapuches en huelga de hambre. El día anterior desde temprano, los mapuches comenzaron una toma pacífica del módulo de imputados en reclamo de las demandas que los llevaron a comenzar la huelga: el respeto de sus derechos humanos y culturales, contemplados en el Convenio 169 de la OIT.

El mismo martes los lamien (hermanos) fueron castigados y amenazados por las autoridades del penal. Consultamos a Karina Riquelme, abogada del Lonko, que dijo: “están sancionados por la Gendarmería, como castigo les suspendieron las visitas”.

Riquelme confirmó: “hoy no dejaron entrar a la Machi que viajó desde muy lejos para ver la salud del lonko”. Las Machis son las médicas de la comunidad, la visita de la Machi al Lonko es fundamental, por el derecho a la salud que tiene todo ser humano, y el rol que cumple el Lonko en la comunidad. Está contemplado en el Derecho Internacional: es un derecho cultural, y humano protegido por el Comité de Derechos Humanos de la ONU.

Sin embargo, como denunció el Lonko: es una mentira que la cárcel de Temuco posea protocolos y personal idóneo a nuestra cultura. Por eso hasta alcanzar soluciones seguiré movilizado, por la necesidad espiritual, por el lineamiento político, por dignidad”.

Los pueblos originarios según el Derecho Internacional están protegidos por su aporte a la diversidad cultural. “En agosto del 2018 Chile fue examinado por el Comité contra la Tortura de la ONU, en conclusión, hay malos tratos en las cárceles chilenas equivalentes a la tortura. Chile firmó el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de la ONU que en su artículo 27 dice: “En los Estados donde existan minorías étnicas, religiosas o lingüísticas no se les negará a las personas de dichas minorías el derecho que les corresponde en común con los demás miembros de su grupo, a tener su propia vida cultural, a profesar su religión, y a ampliar su propio idioma”.

La flagrante violación de los derechos humanos y culturales por parte del Estado chileno, llevó a los comuneros mapuches y a su Lonko Jones Huala, a la huelga de hambre. Mientras el pueblo mapuche profundiza la lucha por su territorio ancestral, el Estado chileno los criminaliza con el marco de la ley antiterrorista. Pero el Estado argentino actuó de igual manera con el Lonko y con la comunidad mapuche, utilizando la ley antiterrorista como herramienta jurídica para hostigarlos, desconociendo por completo la recomendación del Comité contra la Tortura de la ONU que sugirió al Presidente Macri “no extraditar a Jones Huala por las condiciones inhumanas, y los tormentos que se aplican en los penales chilenos”.

Detrás del hostigamiento hay razones económicas: en los territorios mapuches quieren llevar a cabo el extractivismo minero, los negociados del fraking en “Vaca Muerta” promocionados por el Presidente Macri, el negocio de las hidroeléctricas de Lewis, y las tierras robadas hace más de dos siglos entregadas al magnate Beneton, zona que hoy es territorio en recuperación por la lucha mapuche que conocemos como “Lof (comunidad) en Resistencia Cushamen”.

Este saqueo planificado del capitalismo extractivista es el verdadero propósito de la persecución al pueblo mapuche a ambos lados de la cordillera. La consecuente lucha mapuche lastima los intereses de los magnates que se han instalado estratégicamente en los territorios ancestrales de la Patagonia.

Fuente: Roxana Paola Randi para ANRed

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *