Pronunciamiento de la comunidad medica de la provincia a favor del aborto legal seguro y gratuito

El pasado miércoles 4 de junio, se realizo una nueva convocatorio de los sectores autodenominado “pro vida”. La plaza principal de la ciudad fue el centro de la convocatoria. Prevaleció el color celeste y la consigna que núcleo a las personas que se reunieron fue “La Chaqueta No se Mancha” y “Salvemos Las Dos Vidas”.

De la convocatoria participo el Obispo, Marcelo Colombo,  quien dijo que:“A nosotros nos toca como creyentes rezar, pero como sociedad hacer estas expresiones a favor de la vida desde la concepción hasta la desaparición natural. Y así hacerle notar a los senadores el valor de ser coherentes con la provincia a la que representan”.

Otro de los participantes fue el ginecólogo, Dr. Sergio Feryala, que volvió a expresar, como ya lo hiciera en redes sociales que “En mi hospital, en mi servicio, nosotros los ginecólogos no vamos a realizar abortos. Con Ley o sin Ley”. Estas declaraciones abrieron un fuerte debate en la comunidad medica de la provincia, y genero la publicación de un comunicado por parte de  profesionales del área de la  salud que acompañan la ley de interrupción voluntaria del embarazo, y forman parte de la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir.

Desde el programa de noticias de Radio Voces, NOTICIAS CON MATE, dialogamos con Viviana Ravinovich, medica neonatóloga  del Hospital de la Madre y el Niño y Hospital de Clínicas de UNLAR, quien se manifestó en relación  a las expresiones de algunos médicos de la provincia que se movilizaron el pasado 4 de Julio, comentando que: “ como médica y, como parte de la comunidad médica de la rioja, considero que estas expresiones ya fueron escuchadas anteriormente y que, incluso, producen mucho temor porque da la pauta de una sociedad donde no se respeta la ley”.

“En relación a mi posición con respecto a la interrupción legal y voluntaria del embarazo, considero que no es sólo un problema de salud pública, sino que es un derecho individual de las personas a decidir sobre su proyecto de vida. Se trata de una situación real que existe, el aborto existe en el mundo y es una práctica universal tanto en países desarrollados como pobres, entre mujeres de todo tipo. De lo que se trata es de la clandestinidad que existe hoy en nuestro país y he escuchado a colegas hablar de estadísticas que no son reales en relación a esto, basta con ver las cifras que están publicadas en la red por el Ministerio de Salud de la Nación y UNICEF, entonces decir que el aborto no es un problema en nuestra provincia o que las mujeres no abortan en nuestra ciudad, no es verdad” aseguro la doctora Viviana Ravinovich, integrante de la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir.

A su vez, nos comento que:”El aborto existe, es un derecho individual que la mujer pueda decidir su proyecto de vida y si está legalizado va a tener la posibilidad de que acceda a realizarse con métodos seguros y un límite de 12 a 14 semanas, mediante medicación y evitando la intervención quirúrgica u otros métodos invasivos. O sea que, si primero se descriminaliza y luego se legaliza, se podrá reglamentar y por ende, habrá equipos que puedan trabajar, acompañar a esas mujeres como psicólogos, trabajadores sociales, médicos, que escuchen y puedan acompañar esta decisión y que quizás pueda ser re-pensada o no.

También  nos comento sobre uno de los argumentos esgrimidos por los médicos autoproclamados “Pro Vida” sobre la puesta en tela de juicio del juramento hipocratico: “Los cuatro conceptos de beneficencia, justicia, no maleficencia y autonomía, que uno como médico respeta dentro del juramento, no se contradicen con la decisión de una mujer, porque el lugar del médico es acompañar e informarle respecto de los riesgos pero nunca juzgar ni decidir sobre el cuerpo del otro. No ser jueces de nuestros pacientes. Los y las trabajadoras de la salud conocemos la inequidad y desigualdad que sufren siempre las mujeres y personas pobres en el acceso a la salud. O sea que, negar eso, es ser necio e inhumano. Por esto, el aborto debe ser ley porque viene a respetar un derecho individual y a cuidar la vida y  la salud de todas las mujeres.”

 

Comunicado:

Somos profesionales de distintas especialidades, trabajando en diferentes partes de la provincia de La Rioja.

Pertenecemos a la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir que agrupa a profesionales de todo el país, comprometidos/as con la aplicación y ampliación de derechos sexuales y (no) reproductivos en la salud.

Sostenemos la necesidad urgente de la aprobación definitiva de la LEY DE INTERRUPCIÓN VOLUNTARIA DEL EMBARAZO para hacer frente a un problema de salud pública y de derechos humanos.

Reconocemos que negar el derecho al acceso al aborto seguro, a la atención de calidad ante una situación de aborto y/o embarazo no deseado, se encuentra al mismo nivel de ilegalidad y violencia, que negar el acceso a cualquier práctica de salud, como por ejemplo, el acceso a la medicación de urgencia ante un infarto o una herida de arma o una crisis asmática.

Nosotrxs lxs más de 800 profesionales de la salud que constituimos la Red de Profesionales de la Salud por el Derecho a Decidir, hace muchos años que sabemos de qué lado estamos paradxs, del lado de la garantía de derechos, del respeto a la autonomía y la vida digna.

Queremos la legalización y despenalización del aborto, porque el aborto legal ya ha sido conquistado como ejercicio de libertad y autonomía por parte de las personas con capacidad de gestar. Es esto lo que lo hace real y un derecho humano.

Hoy, en el camino a garantizar ese derecho, todavía muchas mueren o quedan con marcas imborrables, a causa de los abortos clandestinos. El sistema de salud, debe formar parte de la solución y no de los problemas. Los y las profesionales de la salud que se niegan públicamente a garantizar el derecho al aborto legal y voluntario, se niegan al derecho a una vida digna, promueven que el destino de muchas mujeres y varones trans sea la muerte, la soledad, la clandestinidad y las marcas imborrables de los cuerpos y las vidas.

Quienes se niegan a garantizar el derecho al aborto legal también expresan públicamente sus deseos sádicos de violentar y vulnerar a aquellas personas que solicitan un aborto en sus servicios. Son quienes solicitan que las instituciones de salud funcionen bajo lógicas mercantiles y de exclusión, siendo cómplices de un negocio clandestino.

Esta Ley busca ampliar derechos, brindar derecho al acceso a la atención en salud de todas las personas con capacidad de gestar a la hora de ejercer su autonomía, sin importar en qué provincia, ciudad o pueblo viven, ni la capacidad económica que tengan. Busca desarmar la hipocresía de los que se llaman objetores de conciencia y realizan abortos con fines lucrativos en la clandestinidad.

Por sobre todas las cosas, no obliga a nadie a realizarse un aborto, así como tampoco obliga a nadie a morir en la clandestinidad producto de un aborto inseguro e ilegal. No es una Ley Antiderecho Médico como esgrimen, esta ley es un paso más en la garantía de los derechos sexuales reproductivos y no reproductivos, es un paso más en la conquista de los derechos de muchxs por sobre los privilegios de pocos.

 

En este link podes escuchar la nota completa:

 

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *