Se aprobó en Senadores el Presupuesto 2019

Tras una extensa sesión, el Senado de la Nación votó este jueves a la madrugada el Presupuesto para 2019 con la meta de lograr el equilibrio fiscal que le asegure al país los desembolsos del auxilio por 56.000 millones de dólares pactado con el Fondo Monetario Internacional (FMI). El resultado final de la polémica ley fue de 45 fotos a favor, 24 votos en contra y una abstención.

Pasaron más de 13 horas de debate y finalmente el Senado aprobó la polémica ley de Presupuesto 2019, firmada por Nicolás Dujovne y Mauricio Macri pero con el sello indisimulable del Fondo Monetario Internacional. La norma, que en los discursos fue criticada por la oposición a pleno y defendida con tibieza por muchos oficialistas, consiguió sin embargo 45 votos a favor (ocho más de los que se necesitaban) y 24 en contra.

Del FpV, 9 votaron a favor del proyecto y 16 lo hicieron en contra. Sin embargo, otros legisladores de extracción peronista (como, por ejemplo Carlos Menem y Carlos Reutemann, hoy en Cambiemos) votaron por la positiva.

El dato de color es que uno de los senadores de Cambiemos, Eduardo Costa, no estuvo presente en el recinto. El otro ausente fue el peronista Gerardo Montenegro.

Las exposiciones de Cambiemos se centraron en el «equilibrio fiscal» del Presupuesto 2019, la política de ahorro, el nivel de gasto social (que ronda el 70%) y el consenso con gobernadores peronistas, argumento que también usaron algunos de los justicialistas que votaron a favor. Los peronistas que se expresaron en contra se centraron en el «ajuste» de las cuentas públicas que refleja el proyecto, el crecimiento de la deuda externa y la insuficiencia, a su criterio, de las modificaciones logradas a lo largo de la discusión del Congreso.

El presupuesto que regirá en 2019, último año de gobierno de Macri, contempla gastos totales por 4.172.312 millones de pesos y el recorte de gastos por unos 400.000 millones de pesos respecto del año anterior con el fin de bajar a cero el déficit fiscal primario, que en 2017 cerró en 3,9% del PIB y que para 2018 se proyectó en 2,7%. Esa meta de equilibrio fiscal primario se lograría con un descenso de los gastos equivalente a 1,5% del Producto Interno Bruto y un aumento de la recaudación de cerca de 1,2% del PIB.

Como corolario de la maratónica sesión, duró más de trece horas, el Senado también sancionó otras dos leyes. Una modifica el Impuesto a las Ganancias para postergar el cronograma de ajuste por inflación de los balances de las empresas. La otra, es la adenda al pacto fiscal que le permitirá a las provincias flexibilizar la eliminación de impuestos locales. Es la moneda de cambio con la que el Gobierno compensará el recorte de subsidios que recibían las provincias.

Además, modificó el proyecto que modificó el mínimo no imponible y las escalas de Bienes Personales para eximir del cómputo del impuesto a las viviendas familiares de hasta $18 millones, que ahora volverá en segunda revisión a Diputados.

El extenso debate se convirtió en un pulseada entre la defensa oficialista de la necesidad del ajuste y de un presupuesto que destina más del 70% del gasto a la inversión social y la denuncia de la oposición del proyecto como la consagración de un aumento del endeudamiento externo y el recorte de fondos en áreas sensibles de la administración pública.

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *