«Super Lunes» chileno: Llaman a una nueva movilización nacional

                      Foto: Iván Alvarado (Reuters)

Una nueva convocatoria a movilizar que se ha difundido por las redes sociales se hará sentir en las principales ciudades del país a partir de las 17hs. Lejos de terminarse, la movilización social, política en Chile sigue. La Mesa de Unidad Social, compuesta por más de cien organizaciones sociales, llamó a un «Super Lunes», y desde la mañana de hoy, sectores del transporte y los empleados estatales organizados en la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (ANEF) llamo a realizar un «paro nacional progresivo». También habrá una concentración en los Tribunales de Justicia.

Hoy se espera otra gran jornada de movilizaciones en las principales ciudades. Luego de tres semanas de protestas la represión y las detenciones arbitrarias no se han detenido. Sebastián Piñera trata de eludir el reclamo de renuncia y la llamada a Asamblea Constituyente. Cientos de asambleas y Cabildos se organizan en los barrios.

                                                                                  

Chile y las recetas del FMI

«Para entender este estallido social, hay que entender el contexto. Y este contexto viene de dictadura, este sistema económico instaurado viene de la Dictadura de Pinochet, señala Darinka Alondra, en una entrevista brindada al programa de política internacional, Aldea Global. (*). «Lo que se produjo fue una liberación del mercado. Se instauraron ideas económicas gringas. Liberalizar el mercado a partir del cual se reducía el presupuesto estatal, se privatizaban las empresas estatales y se cortaban todos los obstáculos para que empresas internacionales se instalen en Chile. Esto siguió en Democracia. Volvió la Democracia pero el sistema económico siguió intacto. Incluso hoy tenemos la misma Constitución que se sancionó en dictadura. A simple palabras, nada es nuestro, no tenemos ni vivienda, ni salud, ni educación. Todo está privatizado por empresas transnacionales. Ni siquiera el agua es nuestra«, continúa Alondra.

Bajo este contexto el pasado lunes 21 de Octubre se autoriza un alza de 30 pesos en el transporte público. «Se supone que nosotros venimos acostumbrados a estas alzas, y de no tener nada garantizado desde el Estado. Nosotros vivimos en esta lógica, pero fue la gota que rebalsó el vaso. Los estudiantes secundarios entonces nos llaman a movilizarnos y a evadir el pago del transporte público. Esto se desarrolló toda la semana. A los estudiantes secundarios no se les subió el pasaje, entonces ingresaban al subte y abrían los molinetes para que ingresen los y las trabajadores y trabajadoras», explica Alondra, quién fue protagonista en la Revolución Pingüina del 2006. «Los chiquillos tenemos una carga histórica que nos moviliza. Siempre ha sido el estudiante secundario el que se ha movilizado. Después aparece la respuesta de los otros sectores. Porque es una generación nueva que viene sin miedo a nada», asegura.

Un sistema de ahoga 

A lo largo de la entrevista, Alondra va detallando las características del modelo económico chileno, que muestra números en alza que se sostienen con el trabajo y aportes de sus trabajadores. «Es un descontento social que viene a partir de esta represión del sistema hacia la población. Hacia esta no vida que tenemos. Esta lucha es por la dignidad, para tener una vida de verdad. En este sistema estamos tan absorbido que no podemos nada. Nos afecta de forma transversal, desde los abuelitos con la privatización de sus jubilaciones, es desde que naces hasta que te morís. Es un descontento social el que se está manifestando hoy».

En este marco, el pasado 27 de Octubre, alrededor de 1,2 millones de personas -según cifras oficiales- se congregaron de forma pacífica en el centro de la capital chilena para demandar igualdad desde todos los frentes.

Cabe mencionar que la mayoría de los salarios chilenos proviene de las exportación del cobre, salmón y madera. Chile practicamente no cuenta con industria propia. De este salario, un tercio va destinado al transporte. «Hasta la economía familiar esta privatizada, tenemos tarjetas de crédito para vestimenta, comida», señala Alondra.

El factor desigualdad

Si bien Chile cuenta con indicadores positivos de crecimiento, Alondra nos explica que «el impuesto es mucho más alto para el sector pobre, en comparación con el sector empresarial, sobretodo el internacional. Existe una acumulación de éstos últimos sectores, por sobre los anteriores. De ésta forma el pobre no puede aspirar a más cosas, la movilidad social es imposible. La plata da vuelta, nos endeudamos hasta para comer»

                                         Foto: Pablo Vera (AFP)

En este marco de estallido social, la respuestas del Gobierno nacional fueron la represión. La primera reacción del presidente Sebastian Piñera fue el Decreto de Emergencia y toque de queda. Luego, al ver que las movilizaciones no cesaban, paralizó el alza del transporte. Pero la sociedad chilena ya había perdido el miedo.

«Aún no sabemos los números de muertos, los hospitales están llenos de personas heridas. No existen cifras oficiales pero la gente está haciendo circular imágenes de medios alternativos, también se está hablando de detenidos, de torturas, violaciones», denuncia Alondra.

Ayer, 3 de Noviembre, dos fotógrafos, Daniel Jeremías y Alvaro Santana, fueron detenidos por registrar la concentración que se estaba realizando en Plaza Italia. Casi a la misma hora, Carabineros se llevo detenido a un ciclista en Santiago sin motivo alguno. Una practica usual en la fuerza ha sido la captura y apresamiento al azar. Según el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) el numero de detenidos supera los 4.123 personas.

Hay, hasta el momento, cinco querellas por homicidio, 18 por violencia sexual y unas 132 por torturas. Aun que según testimonios de organizaciones barriales hay cientos de torturas que no han sido denuncias por miedo a represalias.

Por su parte, y según lo relatado por Por María Daniela Yaccar, para Página 12, el director del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), Sergio Micco, difundió las últimas cifras de detenidos y lesionados: «Aunque todos saben que estas estadísticas no logran reflejar la magnitud del conflicto, suelen ser las más esperadas y son actualizadas todos los días. Respecto de ayer (sábado 2/10), crecieron las acciones judiciales de 167 a 179, las querellas por torturas, de 120 a 132, y los registros de detenciones, de 4316 a la fecha. El sello de la represión chilena es la cantidad de lesiones oculares, que afectan a por lo menos 157 personas.»

*Entrevista realizada por Aldea Global. Programa 23. Temporada 5. Entrevista con Darinka Alondra, residente chilena en La Rioja. Antropóloga y estudiante de Cs. Políticas en la UNLAR.

 

 

 

 

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *