Tras fuertes criticas, la iglesia decidió renunciar progresivamente al financiamiento por parte del Estado

La Iglesia tomó la decisión  de prescindir de modo progresivo del aporte económico del Estado Argentino. Alrededor de 140 millones de pesos, apenas representa el 7% del presupuesto eclesiástico, pero que conlleva una alta significación política.

Recordemos que en agosto, la conducción de la Conferencia Episcopal había anunciado la conformación de una comisión con representantes del Gobierno para estudiar cómo sería el desacople y mecanismos alternativos de financiamiento.

Desde el noticiero de Radio Voces, NOTICIAS CON MATE, dialogamos con el integrante de la Coalición Argentina por un Estado Laico, Fernando Lozada, quien opino que:”Yo hubiera preferido que en vez de este gesto demagogo por parte de la iglesia, que el estado hubiera derogado los decretos de la dictadura, que le permiten a la iglesia acceder a ese monto de dinero, es una deuda de todas las democracias que vinieron luego del 83″, manifestó recordando que por una ley de la última dictadura militar, el sostenimiento se tradujo en una asignación mensual a cada uno de los obispos (hoy alrededor de un centenar), con sueldos que rondan los $ 40 mil, y otra pequeña a párrocos de frontera y seminaristas diocesanos. Este aporte –a los que se suman ayudas menores- totalizan $ 140 millones que está procurando prescindir la Iglesia.

A su vez, Fernando Lozada, aseguro que:”Ahora se esta visibilizando, pero realmente es un vergüenza que el estado argentino a partir de un decreto de la dictadura este financiando a un culto y es una vergüenza por parte ellos recibir ese dinero. Decretos que fueron obtenidos por la complicidad directa con quienes realizaron el golpe de estado y gobernaron ilegitamente entre el 76 y 83″.

“Esta situación es algo bueno pero representa muy poco del total que la iglesia católica se lleva de dinero  y que es muy difícil cuantificar, por que estos 140 millones, que son sueldos de obispos, arzobispos, etc, no son nada si los comparamos con lo que reciben en subsidios para sus escuelas, que los montos superan los 30 mil millones de pesos anuales o las extensiones impositivas que oscilan entre los 2500 millones de pesos o por ejemplo los vicarios castrenses que cumplen funciones dentro de las fuerzas armadas perciben sueldos cercanos a los 148.000 pesos  por mes, es decir,  este paso es importante pero muy pequeño en comparación a la gran cantidad de privilegios del gozan”, agrego.

Consultados sobre cuales son los motivos de la medida, el referente de la Coalición Argentina por un Estado Laico, comentó:”Esta decisión tiene diferentes variables, por un lado la visualización que se hizo en los últimos tiempos respecto a la cantidad de dinero que la iglesia recibe, esto la perjudica en una imagen que quiere construir de supuesta cercanía con los movimientos de base que luchan por el derecho al trabajo, la vivienda, etc. Entonces la iglesia está buscando infiltrarse en esos movimientos para incidir también en las políticas”.

“Esta iniciativa lo que busca es generar una fachada de humildad y minimizar las criticas por el loby anti derechos que han realizado para impedir la ley por la interrupción voluntaria del embarazo, la educación sexual y por ocultar la cantidad de casos de abuso sexual que han sido denunciados en estos últimos meses, donde se demuestra el encubrimiento y el fomento de abusos sexuales dentro de sus instituciones”, agrego.

Desde hace años son varias las organizaciones que buscan que la Argentina sea un Estado Laico, una de ellas es la Coalición Argentina por un Estado Laico, quien viene realizando diferentes acciones de difusión y concientización, como también presentaciones de apostacias colectivas a través de la iniciativa ‘No en mi nombre’. La organización asesora y ayuda a todos aquellos que deseen renunciar a la Iglesia Católica. En ese sentido, Fernando Lozada, nos comento que:”Es difícil estimar cuantos tramites de apostacia han llegado a su finalización, nosotros contabilizamos desde el mes de agosto hasta noviembre, que se han iniciado más de 6000 apostasías. Ahora estamos realizando una campaña de llamados a la conferencia episcopal argentina para reclamar por la finalización de los trámites. En esta institución presentamos mas de 3.000 apostasias y no le han dado curso a ninguna y es una vergüenza”.

“Las apostasías han sido una herramienta interesante para visibilizar todas estas trama de complicidad entre el estado y la iglesia, hay cinco proyectos en la cámara de diputados para eliminar estos privilegios”, agrego.

Acá podes escuchar la entrevista completa:

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *