Vuelta al FMI: mas ajuste y recesión

Luego de varias jornadas donde hubo bruscas subas del dólar, la corrida cambiaria que lanzó la paridad hasta los 25 pesos tiene varios impactos negativos: un shock inflacionario con la inmediata caída del poder adquisitivo del salario y las jubilaciones, la licuación de los ahorros en pesos de personas y empresas, y la economía arrojada a la recesión.

Desde el programa de  política internacional de Radio Voces, Aldea Global, analizaron esta nueva corrida cambiara, la vuelta a los acuerdos con el Fondo Monetario Internacional y dialogaron con el economista e investigador del Centro Cultural de la Cooperación del Departamento de Economía Política, Nicolas Hernan Zeolla.

El dólar asciende 10,1% en 2018 y le saca un poco de ventaja a la inflación
AG: En el día de hoy el dólar marcó un record histórico a $25, desde la economía ¿cómo analizas esta escalada?

Z: La escalada del dólar es producto de diversos factores que habría que contextualizar. Por un lado, la interpretación del gobierno sobre estos factores y, por otro lado, la realidad o lo que viene pasando que contradice la interpretación del gobierno. Inicialmente, se pensaba que esto era un problema reducido o acotado a cierta turbulencia que había ocurrido en los mercados financieros, producto de la salida de fondos de inversión que estaban posicionados en LEBAC y decidían irse, y que los fundamentos de la economía argentina estaban sólidos, no sé si recuerdan que esto empezó con una conferencia de prensa del Ministro Dujovne hablando de cómo la economía crecía, cómo las perspectivas de inflación eran a la baja, como se estaba generando empleo, etcétera, hasta que los días y las semanas continuaron y estamos viendo una presión sobre el dólar que sigue fuerte. En este sentido, inicialmente hubo causas internacionales producto de la finalización de la política de tasas de interés de la Reserva Federal que no fue tan importante como lo que vino pasando con la dinámica interna de la política económica. Acá lo que hay que aclarar es que en Argentina la demanda de dólares nunca mermó, desde el levantamiento de los controles cambiarios la economía argentina siguió demandando dólares para distintas fuentes, principalmente para financiar el ahorro privado y la fuga de capitales, y a su vez para financiar el déficit de balanza comercial, la remisión de utilidades, los pagos de turismo, etcétera. Sin embargo, lo que vino pasando desde hace dos años para acá, es que toda esa salida de dólares fue más que compensada con el endeudamiento externo y los dólares que entraron, entre ellos con la bicicleta financiera. Así se generó una oferta de dólares excedente que en parte fue a la reserva del Banco Central. Lo que viene pasando desde hace dos semanas es que estos dólares del exterior dejaron de ingresar, y las fuentes domesticas de demanda de dólares aumentaron muchísimo.  Hay nuevas demandas de dólares de gente que está preocupada y sale a comprar dólares para ahorrar, y se suma lo que estamos viviendo esta semana que es el proceso de desarme de carteras de LEBAC.

AG: ¿Qué son las LEBAC?

Z: Las LEBAC son unos títulos en pesos que emite el Banco Central, que estuvieron pagando una tasa de interés muy alta, pero cuando se lo empieza a comparar con lo que puede llegar a rendir un título atado al dólar producto de la aceleración de la devaluación, eso genera “la gente” perciba que el negocio de la tasa de interés acabó y lo mejor es ir a un activo seguro que en la Argentina es siempre el dólar. Este contexto internacional hace que la política titubeante del gobierno en torno a la mayor demanda de dólares nos deje entre todos los países emergentes como el país que más devaluó, el país que más dólares perdió, el país que más tasas de interés tuvo que subir en un contexto en el cual para administrar la presión cambiaria que significa la mayor incertidumbre en torno a la política de gobierno, el gobierno no tiene mejor idea que ir a pedirle al Fondo Monetario Internacional un préstamo condicionado para seguir financiando, entre otras cosas, la fuga de capitales.

AG: ¿Cuál es la reserva de dólares del Banco Central?

Z: Bueno, también parecen algunas cosas curiosas cuando uno analiza los niveles de reserva del Banco Central vemos que son históricamente altos, el tema es que la velocidad que viene poniendo a disposición esas reservas no logran calmar la evolución del tipo de cambio. El Banco Central tiene entre 50 y 55 mil millones de dólares de reservas, que son reservas muy altas, vos pensa que al final del kirchnerismo teníamos menos de 20 mil millones de dólares –incluyendo algún swap con China, fondos que no estaban al alcance de la mano de manera directa- hoy el Banco Central tiene muchísimos más dólares que antes, producto de una situación extraordinaria de colocación de deuda internacional y el ingreso de dólares especulativos, pero cuando uno compara todas las fuentes potenciales de demanda de dólares en la economía, y a su vez considera que estas fuentes no tienen ningún tipo de regulación para irse, es decir, se eliminaron todos los controles cambiarios, nos vemos en una situación que muchos describen como de mayor vulnerabilidad financiera externa. En términos de política internacional, el gobierno ha cedido espacios de soberanía de la política monetaria como consecuencia de la eliminación de los controles cambiarios y de los flujos de capitales, es decir, nos integramos más al mundo y eso implicó ceder soberanía con la esperanza de que ese mundo nos devuelva inversiones.

AG: ¿Qué pasó con la vuelta al mundo y las inversiones?

Z: Las únicas inversiones que entraron al país han sido especulativos y ahora ha comenzado un ciclo en el cual estos fondos empiezan a irse, y el gobierno en lugar de plantarse y decir tengo las reservas acá para hacer frente a la demanda de estos fondos y me voy a ocupar en el mediano plazo de defender la paridad cambiaria porque eso podría implicar mayores problemas de los que actualmente hay, el gobierno ha decidido continuar con la cesión de soberanía y recurrir al fondo sujeto a condicionamientos de reformas estructurales, porque eso es lo que hace el fondo, te presta plata a tasa muy baja pero no te presta plata para cualquier cosa, se fija de que el dinero que te da lo destines a solucionar los problemas estructurales que tiene la economía argentina con una agenda de los mercados financieros internacionales, porque existen un montón de alternativas que no son las que el fondo va a poner sobre la mesa, pero en ningún caso Argentina las va a considerar. En ese sentido, lo que estamos viendo es más de lo mismo y peor de lo mismo, porque en una agenda de cesión de soberanía de política monetaria ahora vamos a empezar a ceder soberanía de la política fiscal, porque para pagar al fondo va a haber que reducir el déficit fiscal porque eso es lo que nos van a pedir, vamos a ver cesión de soberanía de por ejemplo la política de seguridad social, y un montón de espacios negociados en pos de una supuesta estabilización de la salida de dólares que no va a ocurrir porque las condiciones de la economía argentina hoy no están para que eso suceda.

AG: Así es, las clásicas recetas del FMI que se imponen y ya sabemos cómo terminan. Ahora bien, ¿Qué vías de solución alternativas había al FMI? ¿Qué alternativas nos hubieran permitido evitar el recurrir al FMI y ceder nuestra soberanía?

Z: Las alternativas son administrar las tensiones que genera una economía como la economía argentina, no hay soluciones mágicas. Nosotros somos un país de desarrollo promedio, que tenemos cierta sostificación en la demanda de bienes culturales, por ejemplo viajar, tenemos sostificación en la demanda de bienes importados tecnológicos, tenemos un perfil de ahorro de nuestro excedente que está dolarizado y también tenemos un sector industrial que demanda dólares producto de su industrialización completa. No somos un país cualquiera, somos la economía número veinte del mundo y tenemos un montón de recursos para hacer frente a nuestras necesidades. Tenemos un campo que exporta muchísima cantidad de dólares, pero si no ponemos ciertas restricciones para que el consorcio exportador de dólares reingrese estos fondos a la economía argentina se van a generar faltantes de dólares. Si no ponemos condiciones para que los fondos especulativos que ingresaron se lleven menos dólares, vamos a tener faltante de dólares, y otros elementos adicionales que es propio de la política del Banco Central se ha generado una puja en el mercado financiero en particular, que son las LEBAC, con la promesa de que en algún momento estos tenedores de LEBAC decidan irse a dólares. Entonces, subidos sobre esa promesa se ha valorizado el stock de LEBAC a montos más que equivalentes a los de la totalidad de las reservas del Banco Central, que hay que decirlo con todas las letras, si todas las LEBAC se quieren ir a dólares no hay con qué pagarlas. El gobierno tiene que resolver estas tensiones, no con las mismas recetas que las crearon, sobre todo porque esta historia va a terminar de la misma manera y hace que las faltantes de dólares se transmitan en mayor precio de la divisa y eso genere procesos de fuerte inflación que hacen que las consecuencias de esta aceleración inflacionaria la terminen pagando los que menos tienen. Aquellos que pueden dolarizarse, aquellos que pueden diversificar sus ahorros, aquellos que pueden transferir los aumentos de costos a precios no ven consecuencias sobre estas crisis, sino que son los que menos tienen, los que no pueden ahorrar y viven de la economía local los que terminan pagando las consecuencias.

El gobierno tiene un montón de abanicos por los cuales elegir alternativas, el tema está en si es el gobierno el que efectivamente puede elegir una agenda distinta para que las cosas no terminen como nosotros pensamos que puede llegar a terminar que es con una nueva crisis del sector externo, un proceso de aceleración de la inflación mucho mayor, con caída de la actividad economía, peor distribución del ingreso, etcétera.

AG: ¿Cuáles son las condiciones que impuso el FMI a la Argentina para adquirir este préstamo millonario?

Z: No lo sabemos todavía, hay un proceso de negociación. Lo que sí sabemos son las recomendaciones del Fondo que están escritas en las famosas consultas de Artículo Cuarto que es cuando viene el Fondo y hace un informe técnico sobre lo que ellos piensan que debería pasar con la economía argentina que efectivamente está pasando. El Fondo ha sido muy generoso con las opiniones respecto de la política que ha llevado adelante el gobierno, pero le ha sugerido una reforma del sistema de seguridad social, es decir, una reducción de las jubilaciones, también ha sugerido que las empresas públicas tengan un menor peso en la economía, que el sistema de administración de comercio exterior está muy regulado, y un montón de recomendaciones que tienen que ver con la agenda de la política económica liberal y de la cesión de soberanía.

AG: Cuando Mauricio Macri dice “he decidido iniciar conversaciones con el Fondo Monetario Internacional”, ¿Vos cuándo pensas que iniciaron las conversaciones con el Fondo?

Z: Yo creo que producto de cómo se dieron las tomas de decisiones de las últimas semanas, no me extrañaría que lo hayan decidido la noche o el fin de semana anterior a ese lunes que lo anunciaron, porque si bien era una posible salida en la agenda del gobierno, el ministro Dujovne lo había sugerido incluso antes de ser elegido ministro, cuando era periodista en TN, pero me parece que anunciar que vas a iniciar conversaciones con el FMI sin ni siquiera haber recibido un solo dólar me parece también una inocencia inusitada en un contexto de fuerte incertidumbre de mercado de cambio. ¿Por qué no anunciaron que ya estaba el préstamo del fondo en vez de anunciar que iban a iniciar negociaciones? Tampoco se sabía la línea de crédito a la cual se iba a recurrir, es decir, tampoco se sabían los condicionamientos que iban a poner para recibir esa plata, porque el Fondo tiene distintas formas de prestar y fuimos a “la peor forma de prestar” que es un acuerdo stand by, muy condicionado. El marco general es el que estamos viviendo, el día de mañana se renuevan seiscientos cincuenta mil millones de pesos de LEBAC, algo así como treinta mil millones de dólares, que una parte puede que se queden en LEBAC, pero otra parte puede que se vayan a dólares, y eso va a generar mayor presión el martes y el miércoles sobre el mercado de cambio, poniéndole un mayor desafío al Banco Central a ver si va a responder a esas presiones con reservas o va a seguir aumentando el precio.

AG: ¿El dólar va a seguir escalando? ¿Cómo impacta el incremento del valor del dólar en una economía doméstica, en un ciudadano común?

Z: El dólar va a seguir subiendo mientras que las fuentes de demandas de dólares sigan estando con la fuerza que están teniendo ahora. Mientras el Banco Central no logre desactivar las distintas fuentes de demanda de dólares, el dólar va a seguir subiendo porque el Banco Central en términos generales no puede responder con la cantidad de reservas que tiene a toda la fuente de demanda de dólares. Si hay dólares que se demandan por portafolio y hay dólares que se demandan por déficit de cuenta corriente, dólares que se demandan para ahorrar, todas las fuentes de dólares están habilitadas a menos que el Banco Central  siga con un flujo constante de dólares en el exterior, esta situación es insostenible en el tiempo, porque hay un déficit estructural de divisas que no puede sostenerse indefinidamente.

En ese contexto, la suba del dólar lo que tiene como correlato directo es la transferencia a precios, sabemos que las devaluaciones generan inflación y la principal consecuencia de esta mala administración de la presión cambiaria es que vamos a ver una aceleración de la inflación. No muy lejos de acá, el dólar sigue subiendo, va a transferirse a precios y eso es lo problemático de todo esto.

Podes escuchar la nota completa aqui:

 

 

You May Also Like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *